AFP

Apple alerta de que sus productos pueden encarecerse por los aranceles de EE.UU. a China

El Apple Watch sería el más afectado por la guerra comercial iniciada por Donald Trump

Sigue la Keynote de Apple en directo y la presentación de los nuevos iPhone

Carlos Pérez Cruz
Corresponsal en WashingtonActualizado:

Todavía es una hipótesis, pero tiene visos de convertirse pronto en realidad. La guerra comercial iniciada por Donald Trump contra China puede afectar de lleno a una de las compañías tecnológicas más importantes del mundo. En una carta dirigida al representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, Apple apunta que los planes del presidente podrían encarecer parte de su gama de productos y hacerles perder competitividad, dado que muchos de ellos se fabrican en el país asiático.

Trump, que se queja de una relación económica desigual entre ambos países, anunció hace semanas su intención de aplicar aranceles de un 25% a la importación de productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares. Tarifas que se sumarían así a las ya aplicadas en una primera ronda a productos del país asiático por valor de 50.000 millones. China devolvió la moneda con aranceles equivalentes en el primer episodio de una guerra comercial desatada por el presidente estadounidense.

Diferentes compañías tecnológicas, incluida Apple, han hecho llegar su opinión a la Oficina de Comercio sobre el segundo asalto previsto en el combate de los aranceles. El pasado jueves se cerró el plazo para la recepción de opiniones de los directamente afectados, paso previo a la inmediata decisión de la Administración.

Según apunta la compañía californiana en su carta, «las tarifas incrementarían el coste de nuestras operaciones en Estados Unidos, desviaría nuestros recursos y dejaría a Apple en desventaja en comparación con los competidores extranjeros». Además, añade que «las tarifas conducirían a un incremento del precio para los consumidores estadounidenses, a un descenso general del crecimiento económico de Estados Unidos y a otras consecuencias económicas».

Aunque tiene su sede en California, Apple fabrica la mayor parte de sus productos en China, de donde los exporta a Estados Unidos. Paradójicamente, esa circunstancia conlleva que la empresa pueda verse afectada de lleno por la imposición a la importación de su propio país. Además, Apple tiene una importante presencia en China, por lo que teme que Pekín apunte sobre ellos a modo de represalia.

Entre los productos susceptibles de verse afectados se encuentran los AirPods (auriculares con tecnología bluetooth) y su Apple Watch (el reloj inteligente de la compañía), que suponen el 5,6% de las ventas totales de la firma. Su producto estrella, el iPhone, quedaría inicialmente al margen de las consecuencias, pero el viernes Donald Trump redobló su apuesta en la guerra comercial con China.

A bordo del Air Force One, el presidente advirtió que, detrás de los aranceles ya aplicados y de los que en teoría se están a punto de aplicar –los relativos a productos por valor de 200.000 millones de dólares–, pueden llegar más. «Odio decir que, detrás de eso, si quiero, hay otros 277.000 millones de dólares listos para aplicarse en breve. Eso cambia por completo la ecuación», anunció Trump.

La amenaza, marca de la casa de esta presidencia, afectaría por lo tanto al total de las importaciones chinas desde Estados Unidos. Sumado el valor de todos los aranceles, implica que el Gobierno impondría tasas a productos por un valor de 517.000 millones de dólares. El año pasado, Estado Unidos importó productos de China por valor de 507.000 millones. En lo que va de 2018, las importaciones han crecido un 8%.

No solo China se ha visto perjudicada por la política comercial del presidente estadounidense. Trump también ha impuesto aranceles del 25% a las importaciones de acero y del 10% a las de aluminio procedentes de Europa, México y Canadá. Como respuesta, el Viejo Continente ha impulsado tasas a 200 productos emblemáticos de Estados Unidos, entre los que se encuentran el whisky, la mantequilla de cacahuete o los vaqueros de Levi’s.