Las altas temperaturas enfrían las ventas textiles

La climatología, junto a la situación de Cataluña, propició el desplome del sector de la moda en la campaña otoño-invierno

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El sector textil encara el periodo de rebajas de invierno con la esperanza de contrarrestar las bajas ventas durante la temporada de otoño-invierno. Esta reducción de ventas en un periodo que aglutina la mayor parte de la facturación anual ahoga a muchos establecimientos, que se ven abocados al cierre. A falta de conocer los datos de diciembre, el último trimestre del año no ha obtenido datos muy positivos: las ventas en octubre cayeron un 12,3%, mientras que en noviembre, gracias al «arreón» final que ocasionó el Black Friday, durante la última semana del mes permitió cerrar con un 2,7% más que en el mismo mes de 2016.

Una de las causas de esta pequeña crisis del sector está relacionada con la tardía llegada de las bajas temperaturas, la cual motivó que los abrigos se quedaran durante semanas en el escaparate de las tiendas. Este año, el mes de octubre fue el segundo más caluroso de la historia -sólo superado por el de 2014- con una temperatura de 2,6 grados superior a la de la media ese mes, mientras que noviembre y diciembre también fueron algo más calurosos de lo normal. A esto se le suma, la falta de lluvias por todo el país, lo que también impide que las ventas crezcan.

Así, el presidente de la patronal del textil (Acotex), Eduardo Zamácola, cree que todos los actores del sector deben de buscar una solución para paliar esta situación. «El efecto climatológico no puede ser una excusa porque llevamos así varios años. En España no entra el frío hasta los meses de diciembre o enero, cuando la colección de otoño-invierno se lanza en los meses de julio y agosto», lamenta Zamácola, que sugiere que la industria de la moda cambie las fechas de lanzamiento.

Además, el retraso de las ventas perjudica gravemente en las cuentas de los establecimientos, que ven cómo sus márgenes se estrechan cada vez más porque cuando se produce un crecimiento de las ventas es en la época de rebajas. «La reducción de estos márgenes está conllevando el cierre de muchas tiendas», alerta el presidente de Acotex.

Por otro lado, la presidenta de la Confederación de Empresarios del Comercio Valenciano (Cecoval), Isabel Cosme, no cree que la climatología sea la causa principal de la caída de ventas. «La llegada del frío no se correspondió con un aumento de las ventas», sostiene. Sin embargo, sí piensa que es una causa más que se suma a otras que en conjunto provocan esta situación.

Cataluña hunde al sector

Entre ese cúmulo de circunstancias se encuentra la política. Los hechos ocurridos en Cataluña el pasado mes de octubre también tienen bastante culpa del desplome en octubre. «Una bajada de temperaturas hubiera ayudado a contrarrestar la inestabilidad política», expone Cosme. Las compras en el sector están motivadas más por las sensaciones que por las necesidades, por lo que una situación que genere desconfianza como la ocurrida en Cataluña desde la celebración del referéndum ilegal afecta directamente en el ánimo de los compradores potenciales.

Los datos no pueden ser más contundentes. Según las estadísticas que manejan desde la patronal del textil, las ventas se desplomaron en octubre un 12,3% en toda España, mientras que en Cataluña el porcentaje de caída se agravó hasta el 35%. «Octubre fue el mes dramático en Cataluña, había comercios que tuvieron cero ventas durante muchos días», comenta Zamácola, que tiene claro que «esa ambigüedad que se vive en Cataluña no parece positiva ni para el comercio ni para nada».

Desde la patronal prevén que Cataluña registre un descenso en las ventas de todo 2017 de entre el 5 y el 10%. Este bajón en la época de mayor facturación va a conllevar que el año se cierre con una ligera subida de 0,5 o 1% de las ventas en todo el territorio nacional, algo que desde Acotex no valoran de forma muy positiva, ya que a pesar de que los ingresos han subido, los márgenes de los locales se están debilitando más.

Rebajas para liberar stock

La llegada del periodo oficioso de las rebajas puede ser la panacea para muchos locales. La mayoría de las tiendas comienzan mañana su campaña, aunque algunas ya se han adelantado aprovechando que desde el año 2012 el Gobierno permite que comiencen con el periodo cuando lo estimen oportuno. Con la coincidencia de que las bajas temperaturas han llegado a todo el país justo en este tiempo, muchos establecimientos confían en poder liberar el stock de los meses anteriores y así aliviar las pérdidas. Desde la Confederación Española del Comercio (CEC) se prevé que las ventas en rebajas se incrementen en un 3% respecto al año anterior, mientras que Acotex es más optimista y espera un crecimiento de entre el 5 y el 10%. Además, este año se espera que los descuentos oscilen entre el 20 y el 50% a principios de campaña, pudiendo llegar hasta el 70 y el 80% en la recta final.

Sin embargo, desde la CEC insisten en la necesidad de regularizar de nuevo un calendario de rebajas con el fin de orientar al consumidor sobre cuándo es mejor realizar las compras. Además, la desregularización actual es achacada como otra causa de la crisis del sector, ya que ha originado una guerra de precios a la baja que está provocando el cierre de más locales. Los establecimientos realizan promociones durante todo el año, con rebajas en sus productos, provocando que sólo aquellos establecimientos con un músculo financiero fuerte estén sobreviviendo. «Realizar estos descuentos en plena temporada otoño-invierno lastra nuestros márgenes y descalabra de manera irreparable el resto de la campaña», ha denunciado Manuel García- Izquierdo, presidente de la CEC. Así, también se considera que la irrupción del Black Friday ha trastocado tanto la campaña de Navidad como las de las rebajas.

Por tanto, aquellos locales que no pueden permitirse tantas promociones debe buscar fórmulas de diferenciación y adaptarse a los nuevos hábitos de compra para sobrevivir.