Cabina de crioterapia de la Caja Mágica
Cabina de crioterapia de la Caja Mágica - De San Bernardo / Belén Díaz

Tenistas a -196º: la mejor forma para recuperarse

La técnica de crioterapia sirve para aliviar contracturas y acelerar el proceso de curación de diferentes lesiones

MadridActualizado:

Temperaturas más bajas que las del Ártico, 196 grados bajo cero, en concreto. Una graduación a la que parece inverosímil sobrevivir. Sin embargo, ha supuesto un gran avance para la recuperación de los deportistas de élite. Someter al cuerpo a esta temperatura tan baja se conoce como crioterapia.

Esta máquina empezó a estar a disposición de los tenistas en el torneo madrileño el año pasado, y el resultado no ha podido ser más satisfactorio para todos los profesionales. Según explica Nicolás Sansó Mediavilla, director de la empresa Cryosense: «Los jugadores pueden recuperarse más rápido de los entrenamientos o de los partidos, aliviando la carga que tienen después del titánico esfuerzo al que se someten y permitiendo que puedan retomar la actividad física mucho antes».

Aunque algunos deportistas son reticentes a cambiar sus rutinas por algo tan novedoso. El proceso consiste en «someter al cuerpo a un calor soportable, que el cuerpo esté en un estado de relajación para, después, disminuir drásticamente la temperatura. En unos segundos se pasa de 80 grados a -196». Así lo explica María Sansó, que trabaja en Cryosense. Esta cabina consigue una recuperación casi inmediata. «Solo penetra un centímetro por debajo de la piel, lo que provoca que las contracturas y otras lesiones desaparezcan al término de la sesión», indican ambos trabajadores.

«Cuando se estaba instalando la máquina, ya había muchos jugadores preguntando cuándo iba a estar disponible para utilizarla». «Los tenistas, al principio, eran muy cautos, pero jugadores como Fabio Fognini acababan diciendo que deberíamos estar en todos los torneos. Otros como Novak Djokovic o Rafael Nadal iban diariamente, o Carla Suárez, que repetía sesión», declara Nicolás Sansó.