Reuter
Tenis

Nadal vuelve con las pilas cargadas

Regresa de las vacaciones y afronta la defensa del título en Canadá con la vista puesta en el US Open

MadridActualizado:

Acabadas las vacaciones, desconectada la mente, recuperado el ritmo, Rafael Nadal se afana por poner a punto su cuerpo en la superficie más dura del circuito. Desde mañana comenzará su defensa de la corona en el Masters 1.000 de Canadá que este año tiene su sede en Montreal. Sin Novak Djokovic ni Roger Federer en la contienda porque se reservan para Cincinnati, el balear se centra en sí mismo. «No importa si están o no Djokovic y Federer. Yo preparo un torneo trabajando mi juego. Además, hay muchos grandes jugadores, así que debo estar listo lo antes posible», aseguró.

Será estos días su objetivo principal, sumar su Masters 1.000 número 35 para mantenerse líder, pero sin dejar de observar el horizonte que lo espera, el US Open (del 26 de agosto al 8 de septiembre), un último Grand Slam del año que ya ha ganado en tres ocasiones (2010, 2013 y 2017) y con el que pretende acercarse a Roger Federer en la lista de «grandes». Y este año ya ha dado muestras de que tiene el nivel necesario para afrontar todas las plazas. Campeón de Roland Garros por duodécima vez, solo el suizo lo frenó, un paso antes de la final, en su intención de triunfar en Wimbledon por tercera vez. Pero olvidado el resbalón y la rabia por otra oportunidad desaprovechada, se planta en Montreal con la ambición por las nubes.

«Creo que este año voy con una buena base física, estoy fuerte. Después de Wimbledon acusé un poco el desgaste y desconecté pero ahora estoy volviendo a entrenarme bien en pista dura», aseguró. Consciente de que tiene que mimar el cuerpo porque han sido muchos meses de gasto físico y mental, y aunque hace años que demostró que puede ganar en cualquier terreno, la superficie rápida siempre debe tomarla con cuidado.

El cuerpo manda, sobre todo después de tantos y tantos avisos, como la rodilla el curso pasado, que lo obligó a abandonar el US Open en las semifinales contra Juan Martín del Potro. Adaptado el calendario a los años y la exigencia, calibrará la necesidad de más o menos rodaje conforme pase las rondas. «Según lo que ocurra en Montreal, decidiré si voy o no a Cincinnati –del 11 al 18 de agosto–. Es una opción. Pero lo que sí tengo claro es que quiero llegar bien preparado al US Open», admitía. Aunque este curso necesita repetir una buena actuación en Canadá para mantenerse en la segunda plaza del ranking, vital para alejarse de Djokovic lo más posible en el cuadro del USOpen. El español defiende los 1.000 puntos del título y su margen con Federer, tercero, es de 485.

Su cuadro casa bien con sus intenciones de coger ritmo. Debutará mañana contra el australiano De Miñaur o el británico Evans; podría cruzarse con Fognini en cuartos; con Tsitsipas, a quien ganó la final el año pasado, en semifinales; y a un Thiem al alza tras sumar su tercer título esta semana Kitzbuhel en la lucha por el título.