Carla Suárez
Carla Suárez - Reuters

WimbledonCarla Suárez: «Tengo más capacidad de concentrarme, de pensar solo en este momento»

La española, que pasó ayer la tarde de descanso viendo las finales de fútbol y baloncesto, se enfrenta hoy al mayor de los retos: Serena Williams

Actualizado:

El «Middle Sunday» vacía Wimbledon. No hay champán ni fresas con nata y las fuentes están apagadas. Solo algún visitante despistado recorría ayer sus calles, coloridas de morado y verde como marca la tradición. Pero en el coqueto rinconcito del Aorangi Park no había descanso. Novak Djokovic, Cori Gauff, Venus Williams, Roger Federer, Petra Kvitova, Rafael Nadal apuraban su domingo para pulir detalles, estrategias y mantener el cuerpo en tensión. Hoy ya toca faena y de la buena: los cuartos de final esperan. También para Carla Suárez, que acudió a su entrenamiento a las 13.00 hora local porque antes presagiaba lluvia y al final se quedó un día londinense: nubes, sin sol, pero temperatura agradable. «Un día perfecto», resumía su entrenador, Óscar Serrano. Pasó media hora alternando saques y restos, restos y saques. Dos golpes fundamentales para poder competir en las mejores condiciones posibles con Serena Williams (hoy, 14.00 horas, Movistar). No será la primera vez que lo intenta y lo logra, pero espera cambiar la foto final, pues las seis citas anteriores fue la estadounidense quien sonreía. Pero quizá esta Serena no es aquella Serena. Y esta Carla Suárez está feliz en Wimbledon: gran nivel, confianza, tres buenos partidos. Y la amabilidad de pararse unos minutos con ABC, tras despedirse de Anabel Medina:

¿Cómo se encuentra?

Bien, bien. Muy bien. Con ganas de mañana [por hoy] y contenta.

Durante el entrenamiento ha habido bromas y risas. ¿Está feliz en esta semana de Wimbledon?

Sí. Sobre todo porque los días intermedios, cuando no juego, nos los tomamos un poco más relajados para intentar soltar un poco y coger algo de tranquilidad para poner el cien por cien el día del partido.

¿Son difíciles estos días de parón entre un partido y otro?

Al final no desconectas. El torneo son dos semanas y tienes que estar a tope. Pero te lo tomas con más tranquilidad también en cuanto a horarios, pero la concentración es máxima hasta que terminas el torneo.

¿Con qué se queda de esta primera semana?

He podido ganar mis tres partidos en dos sets. No he ido acumulando fatiga y eso es muy importante. Poco a poco voy cogiendo mejores sensaciones, pero también es verdad que he jugado en pistas pequeñas y ahora me toca una pista grande (Pista 1, con 12.345 espectadores) y cambia un poquito todo. Hay que ver cómo se maneja todo.

¿Cuáles son esos cambios entre una pista y otra? ¿La muñeca tiembla un poco más?

(Se ríe) No, no, no es eso. Impacta un poco más, pero ya hemos jugado muchas veces y sé las sensaciones que son. Pero vienes de jugar en pistas en las que la gente está muy pegada a ti, hace más ruido porque están por los alrededores; y en las pistas grandes tienes más público, está más arriba, y además está más centrado en lo que realmente está pasando dentro. Y lo agradezco porque ayuda a que esté más concentrada.

¿Cómo se entra a un partido contra Williams sin pensar en los anteriores?

Bueno, eso es fácil. Te centras en el objetivo que es: este partido, este momento. El entrenamiento también lo hemos enfocado mucho en qué nos íbamos a encontrar.

Se conocen mucho, ¿por dónde se le puede atacar?

Para mí es difícil. Bueno, es el mayor reto en tenis. Se trata de analizarla bien. Jugarle lo más rápido posible, quitarle tiempo para evitar que se prepare y que se pueda desplazar. Creo que por ahí van los tiros. Aunque sé que será un partido en el que tendré que estar muy atenta al saque y al resto, en las dos primeras bolas. Si yo intento igualar y hay peloteo puede estar la clave.

¿Está usted en su mejor momento y ella está un poco más batible?

Evidentemente no es la Serena de otros años, en los que era la número 1 sin discusión. Pero está donde está. Sigue ahí en el ranking, ha ganado partidos. Tiene experiencia de sobra. Aunque no sea la de otros años tiene capacidad de reinventarse y ser mejor cada día. Entraré en la pista sabiendo que eso puede pasar y que podemos ver la mejor versión de Serena.

De un Wimbledon a otro, ¿cuánto ha cambiado Carla Suárez?

Un año es mucho. Creo que del año pasado a este soy más consciente de la dificultad que tiene jugar en hierba y tengo la capacidad de estar más concentrada, de estar en el momento.

¿Se nota treintañera en alguna parte positiva?

(Se ríe). En madurez y experiencia, es lo positivo que te da la edad. Y el hecho de haber jugado varias ediciones.

Cuatro españoles en la ronda de octavos, los cuatro treintañeros. ¿La experiencia ayuda más en hierba?

Creo que ayuda en cualquier superficie. Vas cogiendo experiencias y corrigiendo errores de cuando eras más joven. Eso se nota, y quizás por eso, rondando los treinta podemos tener mejores resultados, porque conocemos mejor el circuito, la hierba y nuestro cuerpo. Es una pena que no haya más españoles en esta ronda, pero ojalá que los cuatro que estamos pasemos a la siguiente.

¿Se prefiere usted ahora que a la Carla Suárez de hace cinco años?

Es una pregunta difícil... Desería tener la conciencia de ahora con la frescura de antes. Hay cosas que cambiaría, pero como no se puede hacer nada, intento coger todo lo aprendido y utilizarlo mañana.

¿Qué tal esta primera temporada con Óscar Serrano?

Muy bien. Somos muy sencillos, tiene experiencia en este tipo de partidos y estamos muy a gusto. Nos entendemos bien. Y, poco a poco, a ver si sumamos más victorias para seguir creciendo.

¿Qué hará hoy y qué desayunará el día del partido?

Ahora ducha, comer, un poco de tratamiento y a descansar. Veré la final del Mundial. También veremos a las chicas de baloncesto. Y saldremos a cenar o pediremos algo. Dormir dormiré bien porque no tengo problemas para eso. Y desayunar, lo de esta semana: zumo de naranja, cereales, tostadas con algo de embutido, fruta. Café no, que lo tomo, pero los días que tengo partido, prefiero no beberlo.