Novak Djokovic
Novak Djokovic - Belén Díaz
Mutua Madrid Open

Djokovic: «Nadal es el desafío máximo en tierra»

El serbio asegura que, con su tercer título en el Mutua Madrid Open, recupera la confianza que perdió tras ganar en Australia y que le servirá para Roma y Roland Garros

Actualizado:

Apareció Novak Djokovic vestido con una sonrisa, encantado con su tercer título en el Mutua Madrid Open porque es un trampolín y un aviso para navegantes para lo que viene: Roma y, sobre todo, Roland Garros. Después de aplacar a Stefanos Tsitsipas en la final de la Caja Mágica, muestra claramente que ha recuperado el instinto animal y es el número 1 sólido e intratable de 2016 y de finales de 2018.

«Ganar este torneo es bueno para mi confianza. Hasta aquí no me había sentido bien en los tres Masters 1.000 anteriores, ni Indian Wells ni Miami y tampoco Montecarlo. Aquí puse más energía, la victoria ante Thiem fue importante y contra Stefanos [Tsitsipas], que jugó muy bien con Nadal y creo que estaba cansado después de jugar tn tarde ayer, siempre tuve la sensación de que estaba mandando en el encuentro», analizó con el trofeo su alcance. «Es de los mejores torneos en los que he jugado. No he perdido ningún set y es muy importante por el momento en el que estamos de la temporada. Mi derecha funcionó bien y el revés está muy sólido. Me está ayudando durante toda mi carrera. Por supuesto puedo fallar, pero puedo confiar en él en los momentos difíciles».

A unos días del último Masters 1.000 en arcilla, Roma, y solo quince días de Roland Garros. «Me da confianza para estos dos torneos», explicó. Aunque también es consciente de que las diferencias de altitud lo obligan a sumar horas y entrenamientos también a nivel del mar. «Madrid ha sido una buena pista para mí. En un día con mucho calor en Roma y París la pelota bota rápida, pero es mucho más aquí. Las condiciones son diferentes».

No obstante, Djokovic habla de confianza, lo que perdió, curiosamente, después de triunfar por fin en París en 2016. Como en aquel año, ahora tiene al alcance lograr los cuatro Grand Slam del tirón. «Siempre son el objetivo. Con la experiencia que tengo sé cómo conseguir la intensidad del entrenamiento, puedo hacer lo mejor que sé en Grand Slams, pero no me gusta subestimar etos grandes torneos como los Masters 1.000. Es difícil priorizar, no me gusta calcular y decir esto es importante o esto es preparación. Quiero dar lo mejor en todos los torneos que juego».

París es siempre su mayor objetivo. Porque lo ganó una vez, desafiando la tiranía de Rafael Nadal. Y no quiere pensar en un posible choque con el español en la Philippe Chatrier. No todavía: «Si nos enfrentamos es porque estamos los dos en la final. Todavía queda un largo camino para eso. Pueden pasar muchas cosas. Si finalmente ocurre espero que los dos estemos al máximo nivel, porque esto es lo que se supone que tiene que ser para alcanzar esa ronda. En la final de Australia fue una de mis mejores finales de Grand Slam, pero definitivamente, ganar a Nadal en tierra es el desafío máximo».