Roberto Bautista
Roberto Bautista - AFP
Masters 1.000 de Cincinnati

El año en el que Bautista se ganó estar entre los mejores del mundo

El tenista de Castellón perdió ante Gasquet en los cuartos de final de Cincinnati, pero estará en el «Top 10»

MadridActualizado:

Roberto Bautista no pudo sellar su pase para las semifinales del Masters 1.000 de Cincinnati ante Richard Gasquet. El tenista español perdió por 7-6, 6-3 y 2-6. Pese a todo, el de Castellón puede estar de enhorabuena ya que a sus 31 años le ha llegado su momento de gloria por los buenos resultados que ha ido cosechando en los últimos meses. A partir del próximo lunes y por primera vez en su carrera, Bautista verá su nombre en el «Top 10» del ránking ATP pese a haber sido eliminado en los cuartos del torneo estadounidense.

Antes de que diese comienzo el partido de ayer ya había asegurado su presencia entre los diez mejores del mundo. Este logro lo consiguió el pasado jueves en los octavos de final tras ganar a Miomir Kecmanovic (6-1, 6-2). De esta forma se convierte en el decimonoveno español que logra estar entre las mejores raquetas del mundo. El anterior que había llegado, con permiso de Nadal, fue Pablo Carreño en 2017.

Suma ya diez clasificaciones a cuartos de final en la presente temporada, las mismas que el griego Stefanos Tsitsipas, lo que les convierte en los jugadores que más veces han llegado a esta ronda esta campaña.

Esta regularidad es la nota predominante de un gran año en el que ha acumulado récords personales y ha jugado un tenis que por fin le está dando los resultados esperados. Esta temporada ha conseguido el Masters 250 de Doha y ha firmado buenas actuaciones en los Masters 1.000 de Miami, Canadá o Cincinnati. De mantener el nivel en los próximos meses podría asegurar su presencia en la Copa de Maestros a la que van los ocho mejores.

Pero, dejando los títulos en un segundo plano, los mejores momentos del tenista español llegaron en los Grand Slam. A principios de año, en Australia, llegó a los cuartos de final. La primera vez que alcanzaba una ronda tan próxima al título de uno de los cuatro grandes. Un récord que no le duró demasiado, pues en Wimbledon alcanzó las semifinales, citándose con Novak Djokovic, número uno del mundo. Finalmente, el serbio le dejó sin la final soñada. En este 2019 ha sido frecuente ver cómo se enfrentaba el balcánico contra Bautista, hasta en tres ocasiones se han visto las caras. El bagaje es favorable al español: en Doha y Miami se fue con la victoria, pero sobre el tapete verde de Londres venció Djokovic.

Su entrenador, Pepe Vendrell, destaca como claves de su éxito «su intensidad en el juego, su consistencia y su agresividad» Además de que «ha aprendido a ser más atrevido para generar estrés en el otro y que no esté cómodo», explica. Un 2019 que seguro que se recordará por ser el cénit de su carrera deportiva.