Real Madrid

Zidane se lleva a la guardia pretoriana para ganar en Éibar

El técnico baja al equipo de la nube mediátca de la Champions: «París ya pasó, ahora hay que vencer en la Liga»

Actualizado:

Europa canta las glorias del Real Madrid y Zidane baja de la nube mediática a los futbolistas y los pone a ras del césped de Ipurúa: «Eso es pasado, ahora hay que ganar en Éibar». El francés define perfectamente la manera de ser del club: «Hay que intentar ganar siempre, la Liga para mí es muy importante». Admite que es difícil concentrar a los jugadores en el torneo, con quince puntos de desventaja. Pero las titularidades de Lucas Vázquez y de Asensio en la Copa de Europa han demostrado al plantel que para disfrutar los partidos de caviar hay que rendir en las jornadas rudas de la Liga.

El técnico ha plasmado la relevancia del enfrentamiento de hoy al convocar a su guardia pretoriana. Viajan los once titulares que triunfaron en París y los suplentes de lujo: Kroos, Isco, Bale y Modric, quien no arriesgó en el Parque de los Príncipes y no disputó ni un minuto gracias al bonito marcador. Se quedan en Madrid seis hombres: Ceballos, Achraf, Llorente, Vallejo, Mayoral y Luca Zidane. Los que menos cuentan para el marsellés.

Es partido para Nacho, Bale, Isco, Kroos y Theo; la incógnita es Modric, que no jugó ni un minuto en París y desea tener minutos, pero la lluvia puede poner muy pesado el estado del campo

Es un enfrentamiento para que Nacho, Bale, Isco y Theo tengan protagonismo. Se presume el retorno a la titularidad de Kroos y la incógnita es Modric. Se augura lluvia en Éibar y la pesadez del campo puede decantar la alineación. El director de juego croata desea tener minutos. Cristiano quiere jugar también, aunque no lo haga todo el encuentro.

Zidane elogia a Mendilíbar, que ha elevado a un equipo modesto hasta luchar por plazas europeas. El técnico local ha puesto el dedo en la diana al juzgar al campeón: «Dicen que hoy jugará el equipo B ¿Y quién forman el equipo B?». Ese es el secreto del marsellés, no hay un once fijo.