Vídeo: Cristiano Ronaldo se va a la Juventus EP

Real MadridMendes, gran beneficiado del traspaso de Cristiano

En una operación que es una incertidumbre tanto para la Juventus como para el jugador, el agente se lleva doce millones de comisión

Actualizado:

Es un poder en la sombra, un agente que tiene futbolistas en las cinco grandes ligas europeas y un nido propio que le surte desde Portugal. Jorge Mendes es de esos hombres que puede venderte una nevera en el polo norte, porque tiene la virtud de nunca decirte que no. Lo máximo que le comenta a un presidente de un club de fútbol es «sí, pero». Expone a cada dirigente lo que quiere escuchar y luego vende al futbolista como si las situaciones fueran ya irreversibles. Adquiere fuerza en los clubes e intenta manejarlos. Florentino Pérez se lo impidió en el Real Madrid cuando el representante quiso colocarle a Falcao hace tres temporadas, aunque fuera cedido. Ya contaba con Cristiano, Pepe, James y Coentrao en la plantilla. «Si ficho a todos los jugadores que él propone se hacen con el poder del vestuario y del club, eso no lo podemos permitir en una entidad como el Real Madrid», llegó a decir el dirigente.

Ahora, el «superagente» ha sido el mediador del traspaso de Cristiano a la Juventus. Y el gran beneficiado, porque se lleva doce millones de comisión de una operación que es una incógnita, pues la Juventus no sabe cómo rendirá un futbolista que ya cuenta con 33 años y medio. Y el Real Madrid no quería que se fuera, pero ante la insistencia lo ha admitido, cansado de sus peticiones económicas continuas. El ganador seguro es Mendes, que ha ejercido de espía doble entre ambos grandes equipos hasta conseguir lo que la estrella le pidió. El apoderado posee dos caras camaleónicas, porque solo siente unos colores, aunque diga que es del Oporto: el dinero.

Dos historias diferentes

Su actuación como agente doble ha sido de película. Acudió al Real Madrid hace un mes para solicitar el traspaso de Cristiano porque el Balón de Oro se lo exigía. «Yo no lo entiendo», comentó en la casa blanca, «porque juega en el mejor equipo del mundo, pero dice que tiene que irse, que lo necesita, que es vital un cambio». En la recámara quedaba la verdad de todo este deseo de marcharse: las relaciones rotas con el club desde hacía mucho tiempo por la presión pública, y publicada, de Cristiano y de su representante para intentar ganar más dinero.

El Real Madrid le advirtió durante todo uno año, desde que Pepe filtró el enfado de Ronaldo por cobrar menos que Messi y Neymar, que no era de recibo la utilización de los medios portugueses e ingleses para expresar esa queja cuando había renovado en 2016. En el club madrileño sabían y saben que Mendes era, es y será el hacedor de todas estas polémicas de los tabloides de Fleet Street, apoyadas con los periódicos lusos amigos. No engañaba a nadie, pero el jaleo lo montaba siempre. Mendes generó estos terremotos en 2011, en 2014 y el año pasado. Pero esta vez se pasó tanto de frenada, a lo largo de doce meses de malas caras, menosprecios y declaraciones inadmisibles como las de Kiev, que llegó el inevitable choque de trenes.

«Acabamos con este jaleo»

«Ya hemos acabado con este jaleo», manifestaba ayer a ABC un hombre importante del Real Madrid. Perfecta manera de definirlo. El «jaleo» ha durado un año, lo ha alimentado Mendes y no tenía solución, aunque la entidad le firmó al futbolista los 30 millones de ficha que peleaba. «No había “feeling”». El conseguidor se ha encargado de lograr el traspaso diciendo al Real Madrid que «es el mejor equipo del mundo» y coqueteando con la Juventus como la empresa que «con Cristiano puede ganar por fin la Champions». En la casa blanca sabían que todo eran cuentos de hadas, pero estaban hartos de la estrella y admitieron que el intermediario ejecutara el acuerdo. Le dijo al Real Madrid que la Juventus no podía pagar más de cien millones. Y aprobaron la cantidad.

Marotta ha relatado que la opción de contratar a Cristiano surgió de manera imprevista: «Todo comenzó al iniciar las negociaciones por Cancelo. Hubo que hablar con su agente, Mendes, y nos preguntó si nos interesaría Cristiano. Fue él quien eligió la Juventus. Es un excelente negocio». Todo parece un «biscotto» urdido por el intermediario. Las sonrisas del representante tras el contrato no se antojan exageradas. «Es lógico, se embolsa doce millones», decía ayer otro agente.

El Real Madrid ha admitido el precio y el adiós de Ronaldo porque tiene 33 años y ha obtenido su mejor cifra histórica en caja por un futbolista, cien millones. Mendes no les ha engañado. El club español se ha quitado de encima a una estrella que era un problema en la plantilla. Han acabado con las peticiones de dinero del superagente. El adiós de Pepe, que exigía un contrato de dos años cuando tenía 34, fue el aperitivo de este hartazgo. Ahora solo queda que el apoderado coloque a Coentrao en otro club y se cerraron todos los jaleos con el «gran beneficiado», el millonario Mendes.