Modric conduce el balón ante el Espanyol - REUTERS | Vídeo: Solari reivindica el buen juego de su equipo (ATLAS)

Real MadridCuatro claves del renacer blanco

El Real Madrid deja atrás su cara más irregular para mostrarse de nuevo alegre y fiable cuando encara la fase decisiva de todas las competiciones

Actualizado:

El Real Madrid ha vuelto, o al menos parece empezar a dejar atrás la errática imagen mostrada en el arranque del curso, con Lopetegui primero y en las primeras semanas de Solari después. Los partidos ya no se escapan por despistes inesperados y en ataque comienza a aumentar el caudal de goles. ¿Qué ha pasado para que el equipo blanco, por el que nadie apostaba un duro, vuelva a entrar ahora en las quinielas para todos los títulos?

Más sólidos tras los «sacrificios» de Solari

Isco, suplente para Solari
Isco, suplente para Solari - EFE

Según se fue asentando en el banquillo del Santiago Bernabéu, Santiago Hernán Solari comenzó a retocar el once inicial del Real Madrid, con la ayuda en ocasiones de las lesiones. Pesos pesados del equipo como Isco, Marcelo o Bale, de indiscutible calidad pero pobre rendimiento, dejaron su sitio a los Lucas Vázquez, Reguilón, Llorente o Vinicius. Con menos recursos ofrecieron al técnico argentino un despliegue físico y un sacrificio en favor del equipo mucho mayor y el Madrid ha ganado en solidez y ha ido creciendo desde la mayor seguridad defensiva resultante.

Mención aparte merece el joven brasileño Vinicius, que aprovechó las lesiones de Bale o Asensio para hacerse un hueco en el ataque y ha logrado contagiar a sus compañeros con su alegría, optimismo y atrevimiento frente a los defensas rivales.

El físico ya responde

Lucas Vázquez
Lucas Vázquez - REUTERS

Con la salida de Julen Lopetegui y la llegada de Solari recuperó su importancia en el equipo técnico del Real Madrid el preparador físico italiano Pintus. Sus métodos y una concienzuda «pretemporada» invernal empiezan a dar sus frutos en el equipo, al que se ve más entonado.

Los blancos transmiten ahora una imagen mucho más positiva en los físico que poco tiene que ver con la del inicio de temporada. Y estar más cerca de la plenitud física ayuda en las incorporaciones al ataque de defensas y centrocapistas, las subidas de los laterales, en el hecho de que los atacantes no lleguen fundidos para decidir ante la portería rival y, sobre todo, en los repliegues defensivos.

Modric vuelve a su mejor nivel

Luka Modric, con Casemiro
Luka Modric, con Casemiro - REUTERS

El gran papel de Croacia en el Mundial de Rusia, la duración de sus vacaciones y el lío provocado por el amago de marcha al Inter de Milán italiano pasaron factura a Luka Modric en la primera parte del curso. Y el Balón de Oro 2018 no es una pieza cualquiera de este Real Madrid. Es su motor ofensivo. El futbolista por el que pasan buena parte de los ataques madridistas.

Ahora el menudo croata empieza a acercarse a su mejor versión, la que mueve a sus compañeros con maestría, encuentra huecos en las cerradas zagas rivales y la que se suma a los últimos metros del ataque creando desequilibrios y peligro al equipo contario. Los partidos más recientes del Real Madrid, en Copa ante el Girona y en Liga ante el Sevilla y el Espanyol han sido el mejor ejemplo.

Benzema encuentra el gol

Benzema celebra un gol al Espanyol
Benzema celebra un gol al Espanyol - AFP

La guinda a esta recuperación del Real Madrid la ha puesto el Karim Benzema más completo e incisivo que se ha visto en años en la casa blanca. El delantero francés, «un nueve con alma de diez» como él mismo se describió este domingo tras la victoria y su brillante actuación ante el Espanyol, ha sumado por fin a sus inteligentes movimientos sobre el campo, que muchas veces pasan desapercibidos, la contundencia que se le presupone al delantero centro del Real Madrid.

Quizás el galo comienza a asumir que, sin Cristiano Ronaldo al lado, debe jugar principalmente para él y para su propio beneficio goleador, lo que por supuesto será positivo también para el equipo.