Real Madrid

Ramos no conoce la baja forma

Imperial en Ámsterdam, Solari le alinea siempre porque da confianza al equipo y seguridad a todo el sistema defensivo

Tomás González-Martín
Actualizado:

El capitán no conoce lo que es la baja forma. Cuando el Real Madrid sufrió la larga crisis que dejó al club desorientado, desde septiembre hasta enero, Sergio Ramos siempre dio la cara. Solo él, Benzema, Carvajal y Vinicius demostraron siempre un estado físico que el resto del plantel no sentía. El sevillano mantuvo un nivel importante de rendimiento en todo ese periodo de preocupación. Cubrió a sus compañeros. Sujetó al equipo con su personalidad desde el mando de la defensa. Intentó sacar al equipo de la crisis y apoyó a hombres que estaban mal. Ha jugado constantemente, casi sin descanso, porque el Real Madrid le necesitaba. Dicen que no hay nadie imprescindible. Ramos es la excepción que confirma la regla. Se ha hecho imprescindible.

Suma 600 partidos oficiales y quiere alcanzar el récord de Raúl, 741. Antes debe adelantar a Casillas (725), Sanchís (710) y Santillana (645); a Hierro y Gento, 601, les empatará el domingo

Lopetegui le obligó a descansar en Moscú, en la liguilla de la Champions, y el Real Madrid se complicó la fase de grupos al perder 1-0. Desde entonces no ha dejado de competir. Solari no se fía si el capitán no está. Con razón. Lo mismo les sucede a los directivos. En Gerona, en la Copa, quiso jugar tocado. Nacho le sustituyó en la segunda mitad, con el 1-3 de la tranquilidad. «Sergio es un titán», subraya un profesional de la casa que le conoce bien y con quien mantiene muchas conversaciones ajenas al fútbol.

Contrato hasta 2021

En Ámsterdam realizó un partido soberbio. Estuvo imperial. Mandó, colocó al equipo, cortó, despejó, se anticipó y sacó el balón jugado. Soportó el acoso del Ajax y dio confianza a sus compañeros para mantenerse fuertes. «Nunca he visto jugar así a un central», señalaba Costacurta, el legendario defensa italiano.

El 1-2 en Holanda significó su partido 600. Quiere alcanzar la plusmarca de Raúl, 741, y convertirse en el jugador del club con más encuentros oficiales. Antes tendrá que superar a Casillas (725), Sanchís (710) y Santillana (645). A Hierro y Gento, con 601, les empatará el domingo, frente al Getafe.

Ramos renovó en 2015 por cinco años, hasta 2020, y catorce meses después se le añadió una temporada más de ficha, hasta junio de 2021, en reconocimiento a su rendimiento y un liderazgo que arrastra a la plantilla. Está dedicado al fútbol para ampliar su carrera. Se cuida con esmero para jugar más años. Mima su alimentación con el análisis de su ADN. Quiere extenderse en el tiempo y rubricar el mito, nacido con su cabezazo en Lisboa, con plusmarcas históricas del Real Madrid.

Se investiga su tarjeta

Su espléndido partido en Ámsterdam quedó empañado al admitir ante una televisión que forzó la cartulina amarilla para cumplir el encuentro de sanción en el duelo de vuelta y quedar libre de amonestaciones en cuartos de final. Luego negó por las redes sociales que buscara la tarjeta. El delegado de la UEFA incluyó en el informe estos hechos y el órgano del fútbol europeo investigará. Ya fue sancionado con 20.000 euros el 30 de noviembre de 2011 por un caso similar, cuando Mourinho exigió a Ramos y Xabi Alonso en el mismo estadio del Ajax que forzarán una amonestación.