Real Madrid

¿Qué se juega el Madrid de Lopetegui en Mendizorroza?

Los jugadores piensan que son colíderes de la Liga y tienen todas las opciones en la Champions, por lo que no entienden este dramatismo

Actualizado:

Estas son las cuestiones que el madridismo debe saber ante los ataques recibidos por el equipo y el club en los últimos días.

¿Hay alarma en el club blanco por los últimos resultados sin victoria?

No. Se espera una reacción de Lopetegui y de sus jugadores tras unos resultados que han sido especialmente culpa de errores defensivos propios, como sucedió en la final de la Supercopa, en la visita al Sevilla y en Moscú.

¿Peligra la continuidad de Lopetegui si pierde hoy?

Solo una derrota exagerada y un nefasto partido del Real Madrid en Vitoria harían pensar en tomar una medida extrema. Se desea dar tiempo a Lopetegui para ensamblar su idea. Aspira a la Liga y a la Champions, no se ha perdido ninguna competición para pensar en un cambio.

¿Por qué se ha generado está corriente de crisis?

En el club se considera que el Real Madrid es un equipo siempre ganador a escala mundial y eso genera un 66 por ciento de seguidores incondicionales en España, testado por estudios serios de marketing, y un 34 por ciento de antimadridistas irredentos. Es ese tercio de antimadridismo declarado el que calienta las crisis blancas. La realidad es que el Real Madrid es colíder de la Liga y tiene todas las opciones intactas para clasificarse primero o segundo en la fase previa de la Champions. En la fase previa de la campaña pasada perdió ante el Tottenham en Londres (3-1), empató con el club inglés en el Bernabéu (1-1) y el equipo ganó de nuevo la Copa de Europa.

¿Se le falta al respeto al Real Madrid y a su técnico al decir que peligra su continuidad en Europa?

En el seno de la plantilla se piensa que se les falta al respeto, sí. Piensan que eso es más un deseo de sus enemigos que una realidad.

¿Tiene enemigos Lopetegui en el seno del plantel?

No. Los capitanes le conocen bien de la selección española y están con él. Lógicamente quienes menos juegan no están contentos. Desde el club se le pide que imponga su ideario al equipo y que encuentre fórmulas para dar un salto adelante.