Real Madrid

Benzema no se opera

Se entrenó con la férula colocada en su dedo meñique derecho, fue al choque, se sintió bien y podrá jugar Liga y Copa sin descansar

Tomás González-Martín
Actualizado:

Ama el fútbol con locura. Reconoce que el Real Madrid le ha permitido jugar durante una década como a él le gusta, como un delantero que fabrica juego para el equipo. Su lamento en el Villamarín silenció las gradas. Los aficionados sabían que su dolor era real. Sentado en el césped, se estiraba el brazo tras el pisotón sufrido en el área bética. Tenía fracturado el dedo meñique de la mano derecha. Su tristeza era enorme. Temía una grave lesión y es el primero que quiere jugar sin descansar ni un minuto. El primero que no desea cortar su buena temporada de rendimiento regular. Traspasado Cristiano y lesionado Bale, el francés se ha ganado al Bernabéu. Ese estadio que antes le silbaba como culpable de todos los males, ahora le ovaciona por su creación de fútbol en ataque. No quería dejar de competir por un maldito dedo roto en una mano. Y no lo hará. Benzema no se opera. Jugará con una férula en el meñique derecho. Y piensa hacerlo en Liga y en Copa, cada tres días, sin asueto.

Esencial para Solari: Benzema es su referente ofensivo. Crea jugadas, ayuda a la linea media y mantiene la posesión

Ausente en el encuentro de Leganés, Benzema volvió a los entrenamientos ayer y probó esa férula en la mano. El «nueve» fue al choque con sus compañeros en el partidillo de la sesión y entró sin miedo. Se sintió bien. Tanto el jugador como el entrenador querían evitar el quirófano y el ensayo confirmó sus anhelos. Karim no será intervenido quirúrgicamente por esta lesión. Nunca pensaron en operarle. Su decisión desde el primer instante fue un tratamiento conservador y así será. Solo un nuevo golpe en el dedo que agravara la situación le obligaría a una operación, pero esa ya sería otra lesión.

En buena forma

Santiago Solari estuvo desde el primer momento de la dolencia al lado del delantero y de los doctores para saber si sería baja o podría jugar. Es un hombre fundamental en su esquema. Uno de los pocos veteranos, junto a Ramos y Carvajal, que han ofrecido un buen nivel siempre que saltaron al campo. El adiós de Cristiano le ha liberado en sus funciones y se nota. Ya no juega a la sombra de nadie. Decide lo que debe hacer sin depender del portugués. El preparador argentino se sintió aliviado cuando supo que Benzema apostaba por ponerse la férula, valorar sus sensaciones y jugar por encima de todas las cosas. El técnico esperaba lo que el futbolista ha comprobado: se puede rendir con ese duro vendaje. El francés no engrosará el hospital blanco, repleto con las bajas de Bale, Asensio, Mariano, Marcos Llorente y Vallejo. Courtois ya ha regresado a los entrenamientos en la portería.

El responsable deportivo del Real Madrid echó de menos al «nueve» en el segundo tiempo del partido frente al Betis y en el duelo copero con el Leganés. No tenía arriba un referente, el hombre que recibe el balón, enlaza con los extremos y desciende al centro del campo para ayudar y construir jugadas diferentes. Con Karim, el Real Madrid mantiene más tiempo la pelota en su poder, calma el juego y frena el ímpetu del rival. Sin el francés, el conjunto blanco pierde la posesión muy pronto y se ve acosado por el enemigo. El Betis lo demostró en la segunda parte. Bartra respiró cuando Benzema fue sustituido.

El francés disputó treinta partidos esta temporada con el Real Madrid, marcó doce goles, dio cuatro e intervino en catorce tantos del equipo, que es su faceta más destacable. Comienza o dirige muchas jugadas que son decisivas. Mañana se enfrentará al Sevilla en un cara a cara entre dos conjuntos que ocupan puestos de Champions en la Liga. Desea también formar parte del once el miércoles, en la siguiente eliminatoria copera, cuyo sorteo se celebra hoy. Y medirse al Espanyol el domingo siguiente. Y continuar en la Copa. No quiere descansar. No desea perder su protagonismo en el esquema.

Solari está de acuerdo. Le quitará en el minuto setenta y cinco de algunos encuentros, pero le quiere siempre en el césped, porque da el tempo al juego que los jóvenes no tienen. En este momento de apretar dientes y luchar, lejos el Real Madrid de su mejor versión, la calidad del «nueve» es un parámetro muy importante para el entrenador.

El Madrid presentó a Brahim la semana pasada y no realizará una segunda inversión en enero salvo una lesión grave de un futbolista que complicara el futuro. El único movimiento del Real Madrid ayer fue Kiko Casilla, traspaso al Leeds.