Real MadridAlemania e Italia, el último refugio para Bale y James

El Bayern, en plena crisis, piensa en Bale para cubrir una de sus bandas; el Nápoles tiene dinero para fichar a James, pues ofrece 42 millones por el mexicano Lozano

Actualizado:

Adiós, Inglaterra. Hola, Alemania e Italia. El fútbol cambia de rumbo en un santiamén y el mercado de ventas del Real Madrid dirige su batiscafo a la Bundesliga y al Scudetto. Son los propios clubes germanos e italianos los que ponen su diana en España una vez cerrada la Premier. Gareth Bale, James Rodríguez y Mariano son los objetivos y los tres pueden acabar en esos dos campeonatos.

Mensaje del Madrid: James tiene dorsal ya, el 16. El club hizo la foto del colombiano con su nueva camiseta. Es la advertencia: si nadie paga un traspaso, se quedará. «Es un buen jugador y nunca será malvendido, es patrimonio nuestro», señala la entidad

El Bayern, derrotado por el Borussia Dortmund en la Supercopa alemana, vive inmerso en un mar de dudas. Busca dos extremos y se ha fijado en Bale para cubrir uno de los flancos que durante una década ocuparon Robben y Ribery. El Nápoles continúa su política de refuerzos y el mexicano Chuki Lozano ha desvelado que el equipo italiano tiene dinero para ficharle, pues ha ofrecido 42 millones al PSV por su contratación. Es el mismo precio que tiene James. Y la Roma quiere a Mariano. El Real Madrid lo traspasará si se pagan 20 millones.

Gareth Bale, traspasado, nunca cedido. El Real Madrid ha decidido la política de vender a los jugadores consagrados que no cuentan para el entrenador. Nada de préstamos que no producen rédito. El galés se irá si hay una oferta de transferencia

El fútbol presenta posibilidades impensables. El sitio natural de Bale era Inglaterra y Jonathan Barnett, su agente, nunca calibró que pudiera jugar en la Bundesliga. La opción del Bayern es para analizarla. Robert Lewandowski, goleador del club bávaro, ha denunciado los problemas que sufre el equipo. «Necesitamos dos extremos y un centrocampista», ha dicho con sinceridad el ariete polaco, tantas veces deseado por el Real Madrid. La dirección deportiva muniquesa busca esos refuerzos y tiene en mente al galés.

James, con foto de plantilla

El primer factor que deberá conocer el Bayern es si el británico está dispuesto a irse al primer equipo del fútbol alemán. Si Bale lo acepta, faltará por solventar la negociación entre ambas entidades. El club germano aún no se ha dirigido al Real Madrid, que desea un traspaso. Un precio de 50 millones sería negociable. La casa blanca no aceptará una cesión.

Lo que es la vida. El Bayern busca también un mediocampista y lo tenía con James Rodríguez, pero su relación con Niko Kovac, el entrenador, no era buena y fue el colombiano quien rogó al club bávaro que no ejerciera su derecho de compra por 42 millones y le dejara salir. Ahora, el líder de la selección tricolor ha vuelto a pertenecer al Real Madrid y busca destino, porque Zidane tampoco cuenta con él como titular.

El club madrileño ha dejado claro con hechos que si nadie paga por James un traspaso mínimo de 42 millones en efectivo, se quedará en la plantilla. Ayer le otorgó el dorsal 16 y le incluyó en una plantilla oficial de 27 hombres que colocaba a Hazard con el número 7, el histórico de Cristiano y Raúl, para situar a Mariano con el 24. El dominicano portó el 7 la temporada pasada y está en venta.

Mariano, objetivo de la Roma y el Mónaco. El Scudetto tienta al ariete con la propuesta de la Roma, más interesante deportivamente que la monegasca. En Italia jugaría con asiduidad. Y su emolumentos solo serán gravados con impuestos del 25 por ciento

El Nápoles de Ancelotti sigue interesado en el colombiano. Juega la carta de estirar la cuerda para acercarse al final del mercado y encontrar una cesión de urgencia al filo del cierre, pero la policía no es tonta. Lo sabe el Real Madrid y su respuesta ha sido otorgarle dorsal en la plantilla, al igual que lo tienen Bale y Mariano. Hay que decir una verdad: el Nápoles tiene dinero para fichar a James. Ha ofrecido esos 42 millones al PSV para contratar al mexicano Lozano. Hasta ahora había propuesto al club blanco una cesión por 10 millones y una compra obligatoria dentro de un año hasta alcanzar los 42 millones. Su máxima propuesta ha sido 30 millones más un diez por ciento en variables, que fue rechazada por escasa.

Ancelotti anhela alcanzar un acuerdo a finales de mes. Ha hablado personalmente con un futbolista al que dirigió vestido de blanco hace cuatro años. El Atlético también espera, agazapado, para fichar al suramericano si la opción italiana fracasa. Pero no puede aguantar en esta diatriba hasta el 2 de septiembre. Quiere un centrocampista y Eriksen es la otra oportunidad.

Mariano es otra ocasión del mercado. Un buen rematador que destacó en el Olympique de Lyon y que vive taponado en el Real Madrid por Benzema y ahora por Jovic. La Roma, club al que se enfrentarán los blancos el domingo, quiere ficharle. También el Mónaco. El jugador es quien debe dar vía libre a una operación. Hasta hoy ha manifestado su idea de quedarse, pero Zidane no le convocó en Salzburgo.

No se llevó a ninguno de los tres. Pretende que entiendan que el descarte será la norma en competición. No jugarán en Liga frente al Celta, el Valladolid y el Villarreal, en las tres jornadas previas al fin del mercado. El técnico les aconseja que no esperen a constatarlo, pues las puertas se cierran y no hay tiempo.