Don Juan Carlos, Pedrosa y Lorenzo, en Jerez 2017
Don Juan Carlos, Pedrosa y Lorenzo, en Jerez 2017 - AFP
MotoGP | GP de España

Jerez, el talismán de Lorenzo

El balear quiere reivindicarse de naranja en el circuito jerezano, donde ya lo hizo en 2017 con su primer podio vestido de Ducati

Actualizado:

Jerez, que cumple este fin de semana 300 grandes premios de MotoGP, es, para muchos, el verdadero comienzo de temporada. La casilla de salida real después de tres grandes premios de temporada que sirven para calibrar las fuerzas propias y ajenas. Llega Andrea Doviziosocomo líder, con Valentino Rossi segundo y Álex Rins, campeón en Austin hace dos semanas, en tercera posición. Asoma como cuarto Marc Márquez, frustrado por aquella caída en su jardín texano que le escuece todavía porque perdió el liderato y muy buenas opciones de tomar ventaja.

El de Honda llega, sin embargo, con los mismos puntos que el año pasado. A eso se aferra para mantener la concentración en la pista después de encontrar el error mecánico que produjo su cero en Austin. «El error está ahí, el motor todavía es nuevo porque era solo la tercera carrera, y solo estamos nueve puntos por debajo», admitió. También comentó que la frustación le duró el domingo; el lunes ya estaba pensando en Jerez.

Como también lleva tiempo pensando en el Gran Premio de España Jorge Lorenzo. De hecho, desde antes de que comenzara la temporada. Porque ha comenzado mermado por las lesiones de muñeca que se produjo a finales del curso pasado y por la fisura en la costilla con la que corrió en Qatar. Quiere desprenderse por fin de ese lastre y nada mejor que Jerez, donde el mallorquín vence y convence cualquiera que sea la moto. Aquí ha ganado en cinco ocasiones (dos en 250cc y tres en MotoGP), y ha sido en este en este circuito castigado por el sol, cuando se destapó por fin vestido de Ducati. Su primer podio en 2017 cuando las dudas sobre su adaptación se multiplicaban.

Y fue, con todo, una victoria moral para el balear. Un salto hacia delante y hacia la confianza de la fábrica italiana que completó con otro tercer puesto en Aragón y su plata en Malasia.

Ya en 2019, con la camiseta naranja, quiere volver a brillar: «Jerez es un circuito talismán para mí, con un asfalto perfecto y con una moto que ha mejorado respecto a los test de pretemporada. Ahora la conozco más que cinco meses atrás y por eso todo pinta a que puedo ir más rápido», explicó el balear, que aseguró que no volverían a sucederle los problemas técnicos que causaron su abandono en Austin. «Todo tiene un porqué y las cosas pasan por algo, pero creemos que tenemos la solución a algunos o a todos los problemas mecánicos que hemos tenido. Creemos que hemos reducido casi al ciento por ciento las posibilidades de que pudiera volver a suceder».