Michael Robinson ha recibido el elogio unánime de la crítica especializada por 'Informe Robinson'.
Michael Robinson ha recibido el elogio unánime de la crítica especializada por 'Informe Robinson'. - LA VOZ
FÚTBOL

Michael Robinson tiene cáncer

El exfutbolista y actual comentarista británico, muy vinculado al Cádiz CF y a la escuela municipal, sufre esta grave enfermedad

CádizActualizado:

«Michael Robinson tiene cáncer». Con estas palabras, Carles Francino presentaba en La Ventana a su colaborador deportivo radiofónico, con el permiso del protagonista. El exfutbolista es una de las voces más carismáticas del fútbol nacional, extendiendo su influencia a todo el deporte merced a los programas Informe Robinson y Acento Robinson. De ahí que esta noticia haya caído como un inesperado jarro de agua fría entre sus numerosos seguidores, que han inundado las redes sociales con mensajes de ánimo para el británico.

Y es que, pese a todo, el exfutbolista inglés no pierde la sonrisa. Michael Robinson, muy vinculado al Cádiz CF,del que fuera directivo en la primera década de este siglo XXI, da precisamente nombre a la escuela de fútbol municipal, prueba del cariño que se le tiene en la Tacita de Plata.

Ya ha comenzado con el tratamiento y dice sentirse bastante bien aunque es una enfermedad de muy difícil curación, ya que le han diagnosticado un melanoma con metástasis tras notar un bulto en la axila. «Preferiría no tener que librar esta batalla pero lamentablemente estoy en esta lucha y tengo claro que la voy a ganar», apuntaba el comentarista, que incluso quitaba hierro al asunto pues bromeó con el médico con si era posible que también le curaran su defecto de pronunciación con las 'erres'.

La historia de Robinson con el Cádiz CF es bien singular. El inglés llegó de Liverpool a Osasuna para lograr con sus goles que los rojillos pelearan por objetivos ambiciosos en la máxima categoría del fútbol español. Delantero fuerte, potente, a la vieja usanza, se adaptó rápidamente a esta cultura pese a sus dificultades para hablar español con fluidez.

Y ya desde el Sadar echaba un ojito al equipo amarillo. Le sorprendía ese Cádiz de los milagros, de Irigoyen, Mágico y Mejías, que cada temporada parecía muerto y siempre resucitaba en el último instante, de ahí que se ganara el apelativo de submarino.

Ese idilio fue a más cuando Michael Robinson se convirtió en uno de los presentadores de El día después. Terminó de hacerse cadista acérrimo ese día en el que, en un Carranza semidesierto, los aficionados perseguían al juez de línea en la grada, haciendo las veces de asistente. Así que el de Liverpool se dedicó durante muchos años a proclamar su amor por este club y esta tierra, tanto que hasta se convirtió en directivo, lloró de felicidad en el ascenso del Juan Guedes (2003) y hasta dio nombre a la escuela municipal de fútbol de esta ciudad.

En la inauguración de la temporada de la escuela Michael Robinson, en 2009.
En la inauguración de la temporada de la escuela Michael Robinson, en 2009.

El propio Cádiz CF también le ha mandado ánimo y fuerza desde su perfil particular en la red social Twitter.