Carvajal, Costa y Ramos, el martes en el entrenamiento previo al duelo contra Irán - EFE / Vídeo: Iniesta: «El cambio de entrenador no ha sido cómodo para nadie»
Patrocinado porInfiniti

Mundial Rusia 2018España, a ganar para subirse a la ola

La selección tiene la obligación de superar a la defensiva Irán para acercarse a octavos y acentuar las buenas sensaciones que transmite después de superar la crisis

Horario y dónde ver Irán vs España

Irán - España, sigue la previa en directo

KazánActualizado:

Hoy se cumple una semana del despido de Julen Lopetegui como entrenador nacional, y se recurre al dato no para remover y hurgar en la herida, que parece que está bien tratada pese a lo doloroso que fue el tajo, sino para hacerse a la idea de lo rápido que va todo en un Mundial de fútbol. Hace siete días, España navegaba a la deriva por una situación estrambótica, sin preparador a dos días del inicio del Mundial de Rusia 2018, y ya poco se habla del tema, bien resuelto ese pacto de silencio por parte del grupo.

Nadie se sale del guión establecido y nadie se olvida de lo que hay en juego, ya sin margen de error después del empate en el debut ante Portugal. En esas está la selección, concienciada de que solo le vale ganar esta noche a Irán e invocando al gol porque tiene un valor incalculable precisamente por las tablas ante los lusos, que antes se pelearán con Marruecos. Es imperativo el triunfo, y ya si eso que haya tantos que celebrar por lo que pueda pasar.

En Kazán, ciudad milenaria con una pinta estupenda desde el estadio, capital de los tártaros y en donde el calor también aprieta a orillas del imponente Volga, todo son risas y caras destensadas. Se ha parado el golpe, al menos de primeras, y se intuye algo especial en esa caseta, compacta a partir de una desgracia imprevisible. «Si algo ha caracterizado a este grupo es la unión», compartió Andrés Iniesta en la sala de prensa del Kazán Arena, voz a tener en cuenta porque medió en plena tormenta. «Somos la gran mayoría jugadores que nos conocemos, que hemos coincidido. Lo que refuerza a un grupo es la confianza ciega en lo que hace, en los compañeros, y todos vamos en la misma dirección», aportó. Por repetido, habrá que creerse el discurso y tomar nota de una obviedad ante lo de esta noche: «Es un partido que si lo ganas te sitúa muy bien en el grupo».

La duda de Carvajal

Fernando Hierro, casi más relevante desde el diván que desde la banda, deja que los chicos hagan y mantiene la idea heredada, así que tampoco hoy se intuyen grandes cambios. A lo sumo, puede entrar Dani Carvajal, que ya lleva días trabajando con el grupo y al que, cuentan, le tienen que frenar de las ganas que tiene. Y, para que conste, también puede asomar Thiago en lugar de Koke, aunque el rojiblanco fue de lo mejor el pasado viernes en Sochi. Visto lo visto, España no necesita que se agite demasiado el árbol y sobra decir que el portero titular, confirmado por el propio Hierro, será David de Gea. Así es la familia España, que no deja tirado a nadie, aunque la guillotina mediática ya está preparada por si el guardameta vuelve a patinar.

Se le concede a España la victoria casi por obligación, pero hace bien en recordar cómo le ha ido al resto de favoritas del Mundial de Rusia 2018. Esto es la Copa del Mundo y las piernas pesan, si bien es cierto que el combinado nacional es muy superior a Irán. El equipo de Carlos Queiroz, un héroe que lleva siete años a los mandos de los persas, domina en Asia desde hace tiempo y a lo tonto es el líder del Grupo B después de su victoria sobre la bocina contra Marruecos gracias a un gol en propia puerta. «Ojalá existiera una fórmula mágica para parar a España, pero no existe», acepta el portugués, que mantiene una muy buena relación con Hierro. Sin estrellas mundiales en su plantel, Irán persigue clasificarse por primera vez para los octavos de un Mundial, lo más parecido a un título. « Es una selección difícil y compleja. De los últimos 19 últimos partidos oficiales ha encajado cinco goles y ha metido 37. Y de esos, 16 son a balón parado», insiste Hierro, que se ha aprendido la lección y se ha ganado el respeto.