Obi Mikel durante el himno de su país en el partido contra Argentina del Mundial
Obi Mikel durante el himno de su país en el partido contra Argentina del Mundial - REUTERS
Patrocinado porInfiniti

Mundial de Rusia 2018Obi Mikel: «Jugué mientras mi padre estaba secuestrado»

El capitán tuvo que guardar silencio en pleno Mundial sobre lo que estaba sufriendo uno de sus familiares más cercanos

Actualizado:

Nigeria estaba de enhorabuena. Con todo a favor, las caras de sus jugadores reflejaban pura alegría cuando se dirigían al estadio de San Petersburgo a disputar el encuentro contra Argentina, por un pase a los octavos de final. Nadie había reparado en el semblante del capitán Obi Mikel, que horas antes había recibido una amarga noticia.

«Me dijeron que matarían instantáneamente a mi padre si informaba a las autoridades o se lo contaba a alguien», ha confesado Obi Mikel a «The Guardian». El mediocampista nigeriano había recibido 4 horas antes del encuentro contra Argentina la llamada de los secuestradores que habían capturado a su familiar.

«Estaba emocionalmente angustiado, mi padre estaba en manos de bandidos, pero al final supe que no podía dejar a 180 millones de nigerianos tirados», contaba Obi Mikel para explicar por qué decidió que disputaría el partido.

El ex jugador del Chelsea ha asegurado que «no quería discutirlo con el entrenador ni que el problema afectara a mis compañeros», por lo que saltó al campo en silencio, sin contar a nadie el trauma por que estaba viviendo.

Rescate y liberación

Afortunadamente, el padre del jugador del Tianjin Teda chino, Pa Michael Obi, ha sido liberado en la tarde del lunes 2 de julio., gracias al pago de 28.000 dólares por su rescate.

La policía del Estado de Enugu, en el sudeste de Nigeria, ha comunicado que «la víctima no ha sufrido violencias después de su secuestro el pasado jueves por seis hombres armados», además de que por el momento «no se han efectuado detenciones».

«Agradezco a las autoridades policiales sus esfuerzos por el rescate y el apoyo que he recibido de amigos y familiares», ha confesado Obi Mikel al medio británico. A pesar de este final feliz, no es la priemra vez que el padre del capitán de Nigeria pasa por un secuestro. También fue capturado y rescatado en el año 2011.