Juanito Bazo (i) ha firmado una gran temporada en el CD Barco.
Juanito Bazo (i) ha firmado una gran temporada en el CD Barco. - LA VOZ
FÚTBOL

Goles a ritmo de gaita

El 'killer' Juanito Bazo se ha convertido en una de las sensaciones en el fútbol gallego

CÁDIZActualizado:

El Barco de Valdeorras es un pequeño municipio orensano, que no limita con el Océano Atlántico, de algo más de 13.000 habitantes. En otras palabras, una localidad gallega en la que la minería, el buen vino, la historia y la cercanía del río Sil son los factores fundamentales en el día a día.

Pero en los últimos años una nueva variable aporta vida y colorido a este pueblo situado a los pies de la Serra do Eixo. Se trata del Centro de Deportes Barco, su club de fútbol. Una entidad fundada en 1973 y que desde 2015 milita en el Grupo I de Tercera, una categoría en la que no militaba desde 1994.

Asentado en la categoría durante estos cuatro años, en este curso recién finalizado ha sido cuando el club de Calabagueiros se ha quedado a las puertas de luchar por intentar dar el salto a la categoría de bronce del fútbol español. Quinto clasificado a un punto del Alondras, el equipo barquense se ha quedado a un paso de la hazaña.

Y en ese más que notable papel que estuvo a punto de convertirse en gesta tuvo un papel fundamental Pedro Juan Romero Bazo, más conocido como Juanito Bazo. Con 20 goles en su casillero particular se ha convertido en uno de los máximos goleadores de su categoría y en el segundo jugador de la provincia de Cádiz en firmar más dianas desde Primera hasta Tercera. Sólo Javi Forján, natural de La Barca de la Florida (Jerez de la Frontera) y delantero de la UD Los Barrios (Grupo X de Tercera), ha superado sus registros con 25 goles.

Hablar de Juanito Bazo es hablar de un ariete tan decidido como valiente. A sus 24 años (cumplirá el cuarto de siglo a finales de año) se ha convertido en un auténtico trotamundos con el gol en sus venas.

Natural de El Puerto de Santa María, el futbolista formado la cantera del Racing Club Portuense continuó su trayectoria en El Palmar hasta que se conviritió en una de las joyas de la cantera verdiblanca, debutando y afinando su olfato con el Atlético Sanluqueño en Segunda B cuando aún no había cumplido los 20 años.

El césped y la arena

Cádiz B, Conil y Recreativo Portuense contaron posteriormente en sus filas con un artillero que no tuvo reparos en cambiar de rumbo y conocer España. Fue entonces cuando su destino cambió porque se atrevió a dar el paso y buscar experiencias en Plasencia y Espiel. Hasta que todo cambió cuando alternaba el césped con la arena del fútbol playa. Ahí despertó el interés del presidente del Coruxo en tierras gaditanas. «Era el rival a batir en ese campeonato, pero le ganamos y metí tres o cuatro goles, así que vino el presidente Gustavo Falqué y al año siguiente (antes no pudo al impedir el Plasencia su marcha) acabé allí en Segunda B», relata a LA VOZ. Y de ahí al CD Barco, club en el que, además de coger impulso, ha despuntado.

«En Galicia estoy muy bien. El Barco de Valdeorras es un pueblo muy tranquilo, pero allí viven el fútbol como en Sanlúcar», señala Juanito Bazo desde el sur, ya disfrutando de su periodo vacacional. Y apunta: «Me siento muy querido desde el primer momento y allí estoy contento, pero todavía no tengo decidido qué pasará. He acabado contrato pero quieren renovarme. Ahora le toca trabajar a mi representante. Hablan de interés de clubes como UD Ourense, Compostela... pero ahora es momento de desconectar».

El delantero portuense es claro: «Mi idea es seguir en el CD Barco salvo que me ofrezcan algo interesante de Segunda B». Y matiza: «El CD Barco es un club serio que paga muy bien y al día. Además es una entidad que quiere subir a Segunda B y cuenta con unas condiciones difíciles de encontrar en esta categoría. Lo que le hace ser diferente al CD Barco es ser tan normal».

Y es que al de El Puerto de Santa María no le faltan novias. «En Navidad, Atlético Sanluqueño y Ceuta estaban interesados en mí, pero desde el CD Barco no querían que me marchara».

«He madurado bastante»

No es para menos, ya que aquel delantero pundonoroso de hace algunos años ha aprendido a leer mucho mejor los encuentros. Eso era fundamental para un ariete que tiene lo más importante: el gol. «He cambiado porque dosifico más los esfuerzos, he madurado y he ganado experiencia. Me decían que era un pollo sin cabeza, pero he ido aprendido de cada entrenador y he mejorado en el aspecto táctico. El gol siempre lo he tenido, pero ahora estoy más formado. Soy delantero ambicioso, de área, de calle y pícaro», relata después de una temporada en la que «hubiese cambiado un gol por tener mi equipo y un punto más para jugar el 'play off' de ascenso a Segunda B».

Goles como soles (hasta tres dobletes durante el curso) que le hacen ser uno de los delanteros codiciados de la categoría y el máximo artillero del CD Barco. Especialmente en la recta final. «He metido goles en derbis importantes ante Ourense y Universidad de Ourense. También he rendido en campos como A Malata o San Lázaro. El Grupo I de Tercera ha sido muy atractivo en todos los sentidos con equipos como Racing de Ferrol y Compostela, con campos de césped natural... Junto al Grupo X es de los más fuertes», asegura el gaditano, pupilo durante este curso de Manolo Pérez.

Ahora queda esperar y ver qué depara el futuro. Mientras, Juanito Bazo puntualiza: «Echo de menos el clima en Andalucía, pues en Galicia llueve mucho y apenas sale el sol, pero estoy muy feliz y no me importa conocer mundo». Y apsotilla al ritmo que marcan sus cañonazos y su astucia: «Mi objetivo es seguir creciendo como futbolista. Sea en el lugar que sea. Espero que vengan cosas muy interesantes para poder vivir del fútbol, mi pasión».