Carlos Neva durante el partido contra el Barcelona.
Carlos Neva durante el partido contra el Barcelona.
Fútbol|Primera División

El acento gaditano del histórico triunfo del Granada

El isleño Germán, el portuense Neva y el puertorrealeño Vadillo, claves para tumbar al Barcelona en Los Cámenes

Cádiz Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los Cármenes vibró en la noche del sábado con el histórico triunfo del recién ascendido Granada CF al todopoderoso FC Barcelona por 2-0. El equipo de Diego Martínez, con esta victoria, se coloca además como líder provisional de la clasificación de Primera División a la espera de lo que hagan Sevilla, Real Madrid y Atheltic en esta jornada dominical.

Esta importante gesta del conjunto rojiblanco frente al equipo de Messi tiene un claro acento gaditano, por la presencia de tres de jugadores nacidos y criados en la provincia que esta temporada coinciden en el actual equipo revelación del comienzo liguero. Se trata del defensa isleño Germán, el puertorrealeño Álvaro Vadillo y el portuense Carlos Neva, que además del histórico triunfo, saboreó su debut en Primera, una doble alegría para el joven lateral izquierdo criado en las categorías inferiores de Recreativo Portuense y Racing Portuense.

Carlos Neva posa con su camideta al revés tras el partido.
Carlos Neva posa con su camideta al revés tras el partido.

Un debut de ensueño para Neva

Precisamente Carlos Neva, hijo de 'Portu' jugador de rugby del Club de Rugby Atlético Portuense (CRAP), debutó antes de cumplir 18 años en las filas del Racing de la mano de Mere Hermoso, actual técnico del Fuenlabrada, que como el Granada en Primera es uno de los equipos revelación de Segunda. Hace más de seis años, Neva disputaba sus primeros minutos en Tercera. Su calidad y desparpajo durante esa temporada despertó el interés de clubes como Real Madrid y Sevilla, en los que militaría en sus categorías inferiores hasta saltar a Segunda B de la mano del Marbella, donde permanecería algunas de temporadas antes de firmar por el Granada. En el conjunto nazarí está viviendo una etapa de ensueño. El pasado mes de junio hacía su debut como rojiblanco ante el Alcorcón. En agosto firma su renovación hasta 2021 y pasa a formar parte de la primera plantilla y en apenas dos meses ya sabe lo que es ganar a todo un FC Barcelona siendo titular en el lateral izquierdo.

El defensa isleño Germán trata de frenar a Rakitic.
El defensa isleño Germán trata de frenar a Rakitic.

Germán, un isleño que lidera la zaga

El portuense estuvo bien acompañado en la zaga por otro gaditano, el isleño Germán que se ha hecho fuerte en el eje de la defensa. Con el Granada acumula los cinco partidos disputados esta temporada en los que además ha marcado un gol ante el Celta. Al hermano del cadista Servando le ha llegado el éxito más tarde que a Neva, pues cuenta con una amplia trayectoria que comenzó en las categorías inferiores de San Fernando y Cádiz, para continuar en Olot y Tenerife, este último destino ya en Segunda, desde donde fue traspasado al Granada hace dos campañas. En Diego Martínez ha encontrado su mejor aliado para seguir creciendo como jugador. Pese a su veteranía (33 años), Germán se ha hecho fuerte en Los Cármenes por su capacidad de liderazgo, su sobriedad a la hora de ir al corte en la parcela defensiva, además de contar con una buena salida de balón.

Álvaro Vadillo celebra su gol al Barcelona.
Álvaro Vadillo celebra su gol al Barcelona.

Vadillo, el revulsivo más determinante

La tercera y última pieza del engranaje gaditano en Granada es Álvaro Vadillo. El jugador puertorrealeño saltó al campo sustituyendo al excadista Darwin Machis y fue el encargado del marcar el segundo gol del Granada ante el FC Barcelona. La historia del extremo es la más mediática de las tres. Desde que sorprendiera a todos en las categorías inferiores del Betis, tras su debut en Primera, su trayectoria ha sido irregular, dada las expectativas creadas. Jugó en las secciones inferiores de la selección pero acabó siendo traspasado al Huesca en 2016. Hace un par de veranos se marchó a Granada, donde tampoco ha contado con demasiada continuidad, pero este gol ante el Barcelona puede devolverle la confianza perdida para seguir creciendo pues solo tiene 25 años.