PSGEl revolucionario esquema con el que Motta quiere cambiar el fútbol

El exjugador italobrasileño de Atlético, Barça, Inter o PSG quiere dejar huella en su nueva carrera como técnico en el filial del equipo francés con un dibujo 2-7-2

Actualizado:

Pese a jugar durante su carrera en equipos como el Atlético de Madrid, el Fútbol Club Barcelona, el Inter de Milán o el París Saint Germain, Thiago Motta no será especialmente recordado por su legado futbolístico. Centrocampista de corte defensivo, duro, lo suyo era más el juego de posición y la destrucción del fútbol del rival. Por eso, quizás ahora que es entrenador ha decidido dejar una huella mayor, aunque de primeras la forma en la que prentende hacerlo parece un tanto descabellada.

El italobrasileño es en la actualidad técnico del equipo sub-19 del Paris Saint-Germain, que disputa la Youth League, después de colgar las botas el pasado verano. Y en este nuevo puesto ha ideado un nuevo sistema con el que en un futuro cercano pretende revolucionar el fútbol, o al menos eso ha confesado en una entrevista para el diario italiano 'La Gazzetta dello Sport'.

«Mi idea de juego es ofensiva. Un equipo corto, que mande en el partido, presión alta y mucha movilidad con y sin la pelota. Quiero que el jugador que tenga la pelota tenga siempre tres o cuatro soluciones y dos compañeros cerca para ayudarle. La dificultad en el fútbol es, a menudo hacer las cosas simples pero se basa en control, pase y desmarque. No me gustan los números relacionados con las zonas del campo, porque engañan. Puedes ser super ofensivo con el 5-3-2 y defensivo con el 4-3-3. Depende de la calidad de tus hombres. Hace poco tuve un partido en el que los dos laterales la temporada pasada jugaban de 9 y de 10. Esto no significa que no me gustase tener gente como Samuel o Chiellini, defensores natos», argumenta.

Este conjunto de jugadores con tareas específicas que va más allá de los esquemas tradicionales, «para mí, contando de derecha a izquierda, ¿podría ser un 2-7-2?», se pregunta Motta.

Un revolucionario esquema que, como el periodista le señala a su vez, le haría jugar con 12 futbolistas en su alineación. Y ahí viene la parte más novedosa en esta filosofía del exfutbolista: «No, el portero lo cuento en los 7 del medio del campo. Para mí el atacante es el primer defensor y el portero el primer atacante. El portero es el que empieza la jugada, con el pie, y los delanteros los primeros que tienen que hacer la presión para recuperar el balón».

¿Una locura o un nuevo esquema que desplegarán los equipos en los próximos años? Solo la valentía de Motta para aplicarlo finalmente y el resultado que tenga en los marcadores lo dirán.