Fútbol

Otra liga de sabor agridulce para el PSG

El equipo liderado por Mbappé logra la sexta liga desde que fue adquirido por Qatar, pero la Champions nunca llega

Actualizado:

Ha ganado la liga francesa el París Saint Germain y el asunto adquiere en sí mismo tono agridulce porque, un año más, es la historia de lo que pudo ser y no fue. Es el sexto título local de ocho posibles desde que en 2011 el emirato de Qatar dio lustre a sus reservas de petróleo en el Golfo Pérsico en el afán de conquistar la Liga de Campeones a través del principal club de París. No lo ha conseguido durante ocho años, ni rompiendo la banca con los fichajes estelares de Neymar y Mbappé, ni en las maniobras de ingeniería contable que ponen en riesgo el juego limpio financiero. El PSG no tiene rival en su país, campeón con seis fechas de adelanto. Pero Francia se le ha quedado pequeña porque en la Champions nunca han llegado a semifinales con el primo jeque del emir.

El balance en el país vecino se desniveló desde que Qatar invirtió en París. Hasta entonces el palmarés de la liga gala refleja ciclos. Dominante el Olympique de Lyon en el cambio de siglo, hegemónico el Marsella en los años 90, intermitencias puntuales del Mónaco y el Girondins de Burdeos, preeminencia del Saint Etienne en los años setenta y ochenta... Desde 2012 el dinero de Qatar ha cambiado el curso de la historia. Seis títulos del PSGy una inversión incalculable a través del presupuesto del equipo y de sus satélites, bancos, aerolíneas y demás canales por donde fluyen los euros.

Es el primer campeonato del alemán Thomas Tuchel, el entrenador que no mejoró al español Unai Emery, pero que parece ha caído en gracia a los dirigentes árabes. En la Champions ha vivido la fatalidad conocida, engordar para morir después de una eliminatoria contra el Manchester United, que culminó la remontada (0-2 en Old Trafford, 1-3 en el Parque de los Príncipes) como hizo el Barcelona en 2017 (4-0 en París, 6-1 en la Ciudad Condal). El Madrid lo había eliminado en 2018.

Es el segundo año de Neymar lesionado en el punto clave, la Champions en juego, la segunda decepción de la estrella que llegó para alcanzar el imposible. Protagonista de mil rumores el brasileño, siempre en el foco del conflicto laboral. Como Rabiot, defenestrado el centrocampista por no renovar. Y es, sobre todo, la temporada de Mbappé, el campeón del mundo que enamora a cualquiera por su potencia, clase y velocidad. Pichichi de la Ligue 1, mejor jugador del torneo, aspirante a la Bota de Oro europea y más decisivo que nunca, por encima de Cavani, otro súperclase eclipsado por tanta estrella.