Botas de Jack Grealish durante el partido ante el Derby County
Botas de Jack Grealish durante el partido ante el Derby County - Reuters
Fútbol inglés

La historia tras las zapatillas más estropeadas de Inglaterra

Jack Grealish, futbolista del Aston Villa, disputó el decisivo encuentro de los playoff con unas botas viejas y rotas

Actualizado:

El Aston Villa certificó el pasado lunes su regreso a la Premier League tras vencer al Derby County en la final del playoff de ascenso. Después de tres años en la Championship, los «villanos» vuelven a la máxima categoría del fútbol inglés, siendo el segundo equipo con más participaciones en esta liga -105, solo por detrás del Everton, con 116-. Uno de los protagonistas del ascenso y de toda la temporada ha sido Jack Grealish.

La trayectoria de Grealish está íntimamente ligada al Aston Villa, equipo del que es seguidor desde su infancia. Es socio desde los cuatro años y entró en su cantera con apenas seis. Su tatarabuelo, Billy Garraty, ganó la FA Cup como «villano» en 1905. Toda una vida con el granate presente.

Tras una cesión de un año en el Notts County, Grealish regresó al Aston Villa en 2014, donde hoy es, con 23 años, titular indiscutible y capitán del equipo. Por ello, al término del encuentro ante el Derby County, Grealish era uno de los futbolistas más eufóricos sobre el césped. Durante el encuentro, además, dejó un detalle que ha llamado poderosamente la atención.

Grealish disputó el partido con unas zapatillas en muy mal estado, sin apenas piel que cubriera su pie. Sus Nike estaban completamente rotas, pero todo tiene una explicación: «Cuando volví de la lesión estaban a estrenar y con ellas conseguí marcar dos goles y repartir un par de asistencias. Pensé que estas eran mis botas de la suerte, así que tuve que guardarlas», declaró a 'Sky Sports' tras el partido.

Esta temporada Grealish ha jugado 35 partidos, donde ha metido 6 goles y ha repartido 8 asistencias. Dos de los pases de gol los dio en la ida de la semifinal de los playoff ante el West Brom, siendo vital para las aspiraciones de su equipo. El año pasado, su gran temporada le puso en la órbita de clubes importantes de la Premier, pero el futbolista prefirió quedarse en el equipo de su vida y luchar por el ascenso, algo que consiguió esta semana.

Antes de todo esto, Grealish se había labrado una fama nada buena por sus numerosas fiestas nocturnas. Pero poco o nada queda de aquello. El futbolista ha sabido madurar y hoy es un ídolo para la afición del Aston Villa, su afición. El otro día jugó con unas zapatillas gastadas, viejas, y lo hizo «por suerte», la misma que ha sabido encontrar en el Aston Villa en lugar de en otro equipo y que ha devuelto a los «villanos» a la Premier.