Fútbol africanoUn futbolista muere un día después de confesar un problema cardíaco

Papy Faty, de 29 años, falleció durante un partido de la liga de Suazilandia

Actualizado:

La muerte súbita se ha cobrado una nueva víctima en el fútbol africano. En esta ocasión, la tragedia ha ocurrido en Suazilandia, estado del sur del continente, en el partido de liga entre Malanti Chiefs y Green Mamba. Se estaba disputando el cuarto de hora de este encuentro cuando el centrocampista burundés Papy Faty, de 29 años, se desplomó sobre el césped.

Rápidamente fue atendido por los servicios médicos, que no tardaron en tomar la decisión de desplazar al futbolista al hospital más cercano. Sin embargo, Faty no pudo sobrevivir y fue en el centro médico donde finalmente se certificó su muerte tras el colapso sufrido.

El fallecimiento ha tenido una repercusión aún mayor como consecuencia de unas declaraciones del propio futbolista. En un chequeo médico realizado en enero le fue detectada una enfermedad cardíaca crónica. «El doctor dice que podría morir», confesó a 'Soccer Laduma', una de las publicaciones más importantes sobre fútbol en África. Las palabras salieron a la luz el pasado miércoles, un día antes de su fallecimiento.

Pese a los consejos de que dejara el deporte, Faty decidió seguir jugando y lo hacía desde principios de año en los Malanti Chiefs tras dejar el Bidvest Wit. Había disputado siete partidos y marcado dos goles.

Su buen rendimientio había convertido a Faty en uno de los jugadores clave de la selección de Burundi, que en marzo logró clasificarse por primera vez en su historia para la Copa de África. El empate ante Gabón les dio el pase para el torneo, una competición en la que desgraciadamente Faty no estará.