Aficionados de River Plate en la Castellana
Aficionados de River Plate en la Castellana - Carlos Tristán

Final de la Copa Libertadores«Esta fiesta está siendo una maravilla»

Los aficionados de River Plate disfrutan a escasas horas del comienzo del partido del ambiente en su Fan Zone

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Es la primera vez que viajó a Europa y esta fiesta está siendo una maravilla», cuenta un aficionado de River Plate con una amplia sonrisa. Sentado en un bordillo del Paseo de la Castellana y con una enorme bandera rojiblanca a sus pies, confiesa que algo así es difícil de ver en Argentina: «Solo en el estadio», cuenta.

Se refiere al dispositivo montado por la ciudad para que las dos hinchadas puedan disfrutar de la previa. Y es que hoy el Paseo de la Castellana es argentino: el norte es millonario y el sur es xeneize. Decenas de policías dividen ambas zonas, aunque cuando coinciden aficionados rivales reina el buen ambiente.

Las Torres KIO y las cuatro torres se mezclan en el horizonte con decenas de banderas del equipo millonario. Centenares de aficionados de River Plate aguardan con nervios el comienzo del partido. A las 17:30, las puertas del estadio Santiago Bernabéu se abrirán. Hasta entonces, una mezcla de los cánticos de los hinchas y la música de los altavoces anima la espera. «¿Ves todo esto? Hoy ganamos seguro», dice de pasada un hincha ataviado con una bandera argentina a la cintura.

Un viaje por el fútbol

«He venido con mis hijos pequeños y un amigo. Nunca habíamos salido de Argentina y esta ha sido una ocasión inmejorable». Como él, multitud de grupos de amigos y familiares se han desplazado a España para seguir el partido. «Esto es River. Hubiésemos ido a África, Asia...», cuenta un padre de familia con su hijo. Muchos de ellos son argentinos residentes en Europa. De París, por ejemplo, han llegado dos autobuses.

Un caso diferente es el de Juan, español al que le faltan dedos para contar sus viajes a Argentina. Se confiesa del Real Madrid, razón por la cual va vestido con una camiseta y una sudadera albiceleste. «Llevo esto porque ante todo, y te lo digo yo que conozco Argentina como nadie, son compatriotas. Hoy tiene que ser la fiesta de fútbol argentino». Que así sea.