Los jugadores del Écija, el pasado fin de semana antes del partido ante el Gerena
Los jugadores del Écija, el pasado fin de semana antes del partido ante el Gerena - @ecijabpe
Tercera división

Écija Balompié y UP Plasencia, cuando el día a día resulta insostenible

Las plantillas de los dos conjuntos de Tercera división denuncian sus penalidades después de varios meses sin cobrar

Actualizado:

Los problemas económicos no dejan de asfixiar a las plantillas del Écija Balompié y la UP Plasencia, dos clubes de Tercera división que han denunciado la lamentable situación que les está tocando sufrir esta temporada, en la que llevan varios meses sin cobrar. Para algunos de sus componentes, el día a día resulta ya insostenible.

La plantilla del Écija Balompié, histórico club sevillano que descendió la pasada campaña a Tercera División, denunció este martes que lleva siete meses sin cobrar y tiene «pocas esperanzas de hacerlo», pues desde hace semanas los jugadores no saben nada de los rectores del club, propiedad del coreano Yung Gon Park. En un comunicado hecho público a través de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), los jugadores del equipo astigitano lamentan que «el club navega a la deriva» y que vivan una «gravísima situación», que es «insostenible a todos los niveles».

La plantilla del conjunto astigitano, del Grupo X de Tercera división, censura que no cuenta con los servicios de un fisioterapeuta y que «el club tiene graves dificultades para hacer frente a los gastos de la competición y de los desplazamientos de los futbolistas, siendo posible seguir compitiendo gracias a las donaciones que realizan algunos aficionados». «La realidad diaria de algunos compañeros es penosa, sumando ya siete meses sin cobrar y con pocas esperanzas de hacerlo», recalcan los futbolistas del Écija, actual decimosexto clasificado, fuera todavía de las plazas de descenso.

El plantel del equipo sevillano, que en los noventa llegó a jugar en Segunda División, afirma que el dueño del club, el empresario coreano Yung Gon Park, y su consejero delegado, José Juan Trigás, «llevan semanas sin aparecer por las oficinas», sin que tengan «noticias de ellos». El escrito recuerda que el Ayuntamiento de Écija pidió al club que se formara un equipo «para competir hasta final de temporada y que, de esta manera, ayudaría a solventar los problemas», ante lo que el plantel «ha cumplido en el terreno de juego», pero sigue «esperando esa ayuda».

La plantilla también alude a los «crecientes rumores de una posible venta» de la entidad y considera que, de ser así, el momento adecuado sería «ahora», ya que «las actuales condiciones laborales hacen muy difícil afrontar el día a día y es complicado no solo alcanzar el objetivo de la salvación, sino la continuidad en la competición». Aún así, el plantel de jugadores del Écija asegura que, «a pesar de todo, el equipo va a seguir defendiendo el escudo hasta el último día» y agradece, además, «el constante apoyo» de la afición.

También en Extremadura

Una situación parecida está sufriendo otro conjunto extremeño de Tercera división, la Unión Polideportiva Plasencia. La plantilla de este conjunto alertó el lunes de que el vestuario está «al límite» por culpa de una «situación de enorme incertidumbre» a causa de las deudas que acumula el club y aseguró que «no se están dando las condiciones necesarias para encontrar una solución definitiva».

El club extremeño emitió un comunicado firmado por su cuerpo técnico y sus futbolistas para «denunciar la situación» que están viviendo en la actualidad en la que se les «adeuda a muchos cerca de tres mensualidades. Plantilla y técnicos se encuentran al límite. Vivimos del fútbol y nuestra situación es crítica en muchos casos», indicaron.

«Vivimos en una situación de enorme incertidumbre. Las deudas se acumulan y no sabemos qué puede suceder de ahora en adelante, pero creemos que no se están dando las condiciones necesarias para encontrar una solución definitiva», añadieron. El vestuario reconoce que la Junta Directiva «está trabajando para encontrar una solución» a este problema, pero que «a día de hoy sigue sin cumplir con los futbolistas y cuerpo técnico».

«Todos seguiremos defendiendo este escudo y trabajando con la misma profesionalidad que el primer día, con el firme propósito de alcanzar el objetivo que se marcó el club cuando comenzó la temporada», sentenciaron los jugadores y cuerpo técnico, que agradecen «el trabajo» que está realizando en este asunto la AFE.