Fútbol

Cazorla vuelve al gran fútbol

El asturiano que llegó al Villarreal con 19 años retorna al club y toma la bandera para salvarlo del infierno

VillarrealActualizado:

Nació en Lugo de Llanera hace 34 años, militó en el Oviedo, pero su sitio en el fútbol no estaba en Asturias, sino en Villarreal. Santiago Cazorla González fue fichado por el club castellonense cuando tenía 19 años. Comenzó un andadura que duró ocho años, con un intervalo en el Recreativo, que le llevó a las más altas cotas del fútbol. Estuvo a punto de firmar por el Real Madrid en 2008. Incluso sufrió una broma, al coger el teléfono en una presunta llamada para avanzar en el fichaje. Al final acabó en el Málaga. Solo fue un paso para llegar al Arsenal en 2012. Triunfó en la Premier, hasta que las lesiones le hundieron en un calvario que duró tres años, desde 2015 hasta nuestros días. Regresó al Villarreal el verano pasado. Y demostró que podía jugar de nuevo al fútbol.

Cazorla es el líder y el ejemplo del submarino amarillo para salir a flote desde las profundidades de la Liga

Anoche marcó ante el Real Madrid sus dos primeros goles en la Liga española desde 2012. Dos dianas importantísimas, mágicas. Significaron un punto y la escapada de los puestos de descenso, regalado al Athletic. El golpe de gracia del asturiano fue tan eficaz como psicológico.

Luis García habló ante este periódico de la importancia de Cazorla en este momento tan peligroso para el club levantino, que descendió en 2012, justo cuando él ya no estaba en el club: «Me acuerdo de Santi cuando le vi aquí siendo un chaval. Ahora es otra vez el líder y el ejemplo del grupo, por su entrega y su comportamiento. Estos dos goles nos han dado un punto y él debe ser la bandera de la plantilla para conseguir nuestro objetivo. Todavía no puede hacer todos los movimientos que quiere, pero cada vez se siente mejor».

El primer gol del asturiano frente al Real Madrid, bonito, de jugador de calidad, levantó a los seguidores locales de sus asientos. Era un tanto que decía muchas cosas. Cazorla había vuelto. Y el segundo, el del empate final, supuso el alborozo de banquillo y afición. El punto cosechado sacaba al club del pozo e inyectaba una dosis de confianza que el conjunto amarillo ha recuperado con Luis García al mando fuera del campo y con «Santi» al frente dentro del césped como si fuera la extensión física del entrenador.

Fue abrazado por Sergio Ramos y otros jugadores del Real Madrid cuando el Villarreal hizo el pasillo al campeón del mundo. El capitán blanco vivió con el astur los títulos de las dos Eurocopas conquistadas en 2008 y en 2012. Los compañeros de la selección española han contactado muchas veces con Cazorla para conocer su estado físico cuando la plaga de lesiones le hizo pensar que debería dejar el fútbol. No lo hizo. Trabajó con sacrificio para regresar. Volvió al fútbol y al club que marcó su vida. Anoche lo hizo por la puerta grande. Es el jefe de una misión: la salvación.