El gesto serio de Fernando Alonso en la Fórmula 1
El gesto serio de Fernando Alonso en la Fórmula 1 - ZUMMA
Automovilsimo

La doble vida de Fernando Alonso

Casi farolillo rojo en la F1, encuentra la ilusión en la Resistencia, cuyo Mundial lidera. Tras el fiasco en el Gran Premio de Japón, es favorito este fin de semana en las Seis Horas de Fuji

Actualizado:

En el último tramo de su vida deportiva en la Fórmula 1, Fernando Alonso vive entre dos mundos paralelos. Dos caras de distintas monedas. De un lado, la modalidad que le encantaría domar a su antojo. Y de otro, el certamen en el que, a falta de pan, ha encontrado una motivación para alimentar sus ambiciones. Pasa de la Fórmula 1 y el desdichado McLaren que no carbura con el motor Renault al Mundial de Resistencia, ese WEC que lidera con holgura y que le permite disfrutar de su visión favorita, la cabeza de carrera sin coches por delante a la vista.

Los dos mundos coinciden en Japón, su país de referencia, la nación de los samuráis que el español venera por la historia de lucha y tradición de un pueblo singular y provisto de una educación sin parangón. En Suzuka disputó Alonso el último gran premio de Fórmula 1. Lo hizo sin relieve ni protagonismo, puesto decimocuarto, doblado por unos cuantos pilotos que no le ganarían en condiciones de igualdad o al menos de normalidad. Pero el McLaren no corre, la escudería prepara las especificaciones del coche del año próximo y Alonso pone cara de circunstancias a cuatro años sin éxitos. Se marcha de la F1, principalmente, porque no encuentra un monoplaza que le motive.

En bucle con McLaren

Después de un inicio de curso al menos potable (puntuó en las cinco primeras carreras), el asturiano y McLaren han entrado en bucle. Seis abandonos y las dos últimas carreras, lejos de los puntos (ambas en el puesto 14). No es extraño que en Suzuka, el hogar de su antiguo socio Honda, Alonso insinuara que le interesa más el Mundial de Resistencia que la Fórmula 1.

Alonso ha hecho trasbordo en Tokio a bordo del tren bala japonés, el medio de transporte más puntual del mundo. Viaja de Suzuka a Fuji, la casa de Toyota, el otro fabricante nipón que le está proporcionando las únicas alegrías deportivas del año. Con el coche de Toyota ha conquistado una de los bombones de su palmarés, las 24 Horas de Le Mans, que le permiten soñar con la denominada «triple corona» del automovilismo (ganar en Mónaco con la F1, en Le Mans con la resistencia y las 500 Millas de Indianápolis con la Indy, el trofeo que le falta).

El Mundial de Resistencia traslada la acción a las Seis Horas de Fuji (mañana domingo, desde las 4 de la madrugada a las 10 de la mañana, Eurosport) casi dos meses después de la última carrera, en el circuito inglés de Silverstone, donde ganó el equipo de Alonso (compuesto por el suizo Buemi y el japonés Nakajima en el bólido número 8) y fue descalificado por haber desgastado más de lo permitido el fondo plano del vehículo durante la competición.

Alonso, Buemi y Nakajima gobiernan el campeonato en una clasificación más apretada a consecuencia de la sanción, delante del Rebellion número 3 de Thomas Laurent, Mathias Beche y Gustavo Menezes, a solo dos puntos, y del Toyota de Pechito López, Conway y Kobayashi, a 19 puntos de sus compañeros de escudería.

Motivado en Japón

Alonso se motiva en Japón. «Tengo muchas ganas de disputar mi primera carrera con Toyota en Japón; para el equipo es la carrera de casa, así que es un fin de semana importante y estamos motivados al máximo». También con los recuerdos: «Conozco Fuji por la Fórmula 1 y el trazado me trae buenos recuerdos, ya que gané allí el Gran Premio de Japón en 2008. Así pues, sé lo que es subir a lo más alto del podio allí y espero que podamos volver a hacerlo este fin de semana, ya que sería importante para ambos campeonatos mundiales».

En los ensayos de ayer, Alonso marcó la vuelta rápida de la jornada con su TS050 Hybrid al cubrir los 4.563 metros de la pista situada a pies del Monte Fuji en un minuto, 23 segundos y 973 milésimas, un segundo y 95 milésimas menos que el tiempo del otro Toyota. «Esperemos tener mañana otra jornada sin problemas», explicó el piloto asturiano tras los ensayos que se completarán este sábado con el tercer y último entrenamiento libre, horas antes de la sesión de calificación que ordenará la parrilla de salida de la carrera dominical. En ella, Alonso y sus compañeros buscarán la cuarta «pole» de la temporada para Toyota.