Carmelo Navarro vuelve a la política después de varios años alejado de ella.
Carmelo Navarro vuelve a la política después de varios años alejado de ella. - ANTONIO VÁZQUEZ
EL PUERTO

Carmelo salta al ruedo político

El 'Beckenbauer de la Bahía' es el número dos en la candidatura del PP de El Puerto

CÁDIZActualizado:

Seis décadas se cumplieron el pasado 25 de marzo del nacimiento de Carmelo Navarro Careaga, aquel mítico futbolista, icono del 'balompié vintage', que tantos recuerdos dejó en los terrenos de juego. Aquel era otro fútbol, el fútbol de los partidos de los domingos a las cinco de la tarde, los nervios junto al transistor y los jugadores con bigote. Ahí Carmelo era un clásico junto a 'su' Cádiz CF, el mítico 'submarino amarillo' que temporada tras temporada era capaz de lograr la gesta y permanecer en la máxima categoría nacional con Irigoyen desde el palco de autoridades.

Oriundo de Murcia, y tras pasar una etapa de su infancia en tierras coruñesas, Carmelo recaló en El Puerto de Santa María en la década de los 70 acompañado de su madre, Rocío Careaga, viuda y con cuatro hijos. Ella contraía matrimonio con el alcalde portuense Fernando Tomás de Terry Galarza, viudo y sin hijos. Y era en el sur de España, en tierra de vinos, toros y mar, donde la trayectoria deportiva de Carmelo tomaba forma.

Al SAFA San Luis llega un joven formado en el Ural (filial del Dépor) y de ahí pasa a los escalafones inferiores del Racing Club Portuense, con el que llegó a debutar en Segunda B antes de dar el salto a la UD Salamanca. Llegó el debut en Primera, el paso por Betis y Recre, y su llegada al Cádiz CF de la mano de Víctor Espárrago, donde brilló con luz propia entre 1987 y 1994 junto a jugadores de la talla de Mágico González, Pepe Mejías, Barla, Cortijo, Szendrei, Kiko y compañía. Sin lugar a dudas, el mejor Cádiz CF de la historia. Fue su penúltima misión antes de colgar las botas en el Estadio José del Cuvillo con el Racing en Regional Preferente. Sus compañeros de aquella etapa jamás lo olvidaran. Su forma de ser dejó huella.

Polifacético, persistente y tenaz

Ahí terminó el periplo sobre el césped de un polifacético Carmelo, que pasó de defender al 'Buitre', Stoichkov y el resto de 'estrellas' de la época a comentar los encuentros en 'Canal Plus'. Pero dejando a un lado sus ‘'pinitos' con los micrófonos, el 'Beckenbauer de la Bahía' se dedicó al sector empresarial, expandiendo y consolidando la firma Vinagres de Yema, empresa que su padre fundó en el año 1992, más allá de nuestras fronteras. Hoy en día, en Francia, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos, entre otros países, ya conocen su éxito. Él, sin embargo, tira de modestia: "Dirigir una empresa fue muy fácil para mí porque tuve la suerte de encontrarme con todo muy bien hecho por mi padre, que dejó un equipo humano fantástico".

Ahora la política, en la que ya estuvo presente en los años 90, vuelve a llamar a su puerta. Lo hace como número dos de la candidatura del Partido Popular (PP) en El Puerto de Santa María. En Carmelo confía Germán Beardo, el alcaldable de los populares, para las parcelas destinadas al 'Desarrollo Económico y Empresarial' y a la 'Promoción de la Ciudad'.

Carmelo, acostumbrado a sacar el cuero jugado con parsimonia y un talento envidiable, recoge el guante. Pero avisa que tenacidad y paciencia irán de la mano, algo que experimentó en su día al superar dos graves lesiones de rodilla: "Esto no lo arregla en seis meses ni el mejor de los mortales. Es una labor a largo plazo, de cuatro a ocho años. Hay que ser realistas".

Y asegura: "Destaco la ilusión y las ganas que tiene esta candidatura de estar al frente del Ayuntamiento de El Puerto para dejar a la ciudad en el lugar que se merece. El objetivo es que El Puerto vuelva a brillar".

Ahora toca jugar el primer periodo del encuentro y que los votantes sean los colegiados de la contienda democrática. Mientras, Carmelo continúa con su paso firme: "Como decía mi padre, lo importante es ser honesto, hacer las cosas de la mejor manera posible y lo demás vendrá por añadidura. Eso es lo que he intentado toda mi vida".