El Gran Canaria de Víctor García sigue en racha

Actualizado:

El Herbalife Gran Canaria logró su segundo triunfo consecutivo en la Euroliga con su nuevo técnico, Víctor García, ante el Buducnost Podgorica (95-85), en un encuentro en el que consiguió sustanciales ventajas aunque acabó pasando algunos apuros al final.

En el primer cuarto, el encuentro se mantuvo bastante igualado, hasta que llegado el meridiano un 3+1 convertido por Suad Sehovic hizo que Buducnost lograse 4 puntos de renta (10-14), pero el Gran Canaria, con un Pasecniks muy acertado en ataque, volteó el marcador y acabó este primer parcial con seis de ventaja (26-20).

Los jugadores que dirige Víctor García, muy intensos en defensa, empezaron de la mejor manera el segundo cuarto gracias a un triple de Chris Evans -que se rumorea que podría ser cortado- con el que obtuvieron una cómoda ventaja (29-20).

Sin embargo, el conjunto que dirige Aleksandar Dzikic despertó y logró un parcial de 0-6 con dos canastas de Barovic y otra de Clarke, e incluso falló un triple para restablecer la igualada en el electrónico.

Justo en ese instante el Herbalife Gran Canaria sacó a relucir su artillería y, con cuatro canastas de tres consecutivas por parte de Báez, Eriksson (2) y Evans, más otros dos puntos de Radicevic, rompió el encuentro (43-26), a falta de 4.07 para llegar al descanso.

El Buducnost no se encontraba a gusto ante un conjunto al que, por el contrario, le salía todo bien, y los grancanarios se lograron una ventaja de 25 puntos, que se redujo a 22 al descanso (56-34) tras un lejano y afortunado triple de Alen Omic, exjugador del Herbalife, sobre la bocina.

Un parcial de 0-7 tras el paso por los vestuarios sirvió de advertencia a los insulares de que su rival, que apretaba en defensa, no estaba dispuesto a bajar definitivamente los brazos (56-41), aunque los de Víctor García volvieron a meterse en el choque y llegaron al ecuador de ese cuarto 19 arriba (65-46) tras mate de Balvin.

Los aficionados disfrutaban con las asistencias de Radicevic, una de las cuales acabó con un espectacular y celebrado mate de Rabaseda.

Un triple de Tillie hacía que el choque siguiese resultando plácido para un Herbalife que solo encontraba problemas para parar las canastas de Jackson, y que concluyó el tercer parcial con un holgado 82-57 y la victoria prácticamente en el bolsillo.

El Buducnost, sabiéndose perdedor, aumentó el ritmo y rebajó la desventaja a 17 (85-68), pero el Gran Canaria no estaba dispuesto a tener un final de encuentro complicado y, gracias a los puntos de Paulí, volvió a distanciarse (91-70), a 4.36 para el final.

Los pupilos de Dzikic se pusieron 12 abajo (91-79) con poco más de dos minutos por disputarse, por lo que el técnico local, que no paró de rotar a sus jugadores para que llegasen lo más frescos posible al partido de liguero del domingo ante el Joventut, pidió tiempo muerto.

Un triple de Nikolic puso el marcador en 91-82 a falta de 1.39, y Popovic elevó con otro lanzamiento de tres la emoción (91-85), pero el Gran Canaria no dejó escapar el triunfo.