Rudy, en un ataque de España
Rudy, en un ataque de España - AFP
Mundial de baloncesto

Las claves de la memorable victoria de España ante Argentina en el Mundial

El combinado nacional salió muy fuerte y mantuvo siempre una buena renta ante una Argentina desnortada

Argentina - España: La selección se proclama campeona del mundo de Baloncesto ante Argentina

España, campeona del Mundial de baloncesto, así fue la final

Enviado especial a Pekín Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

España, ya lo puede exclamar a los cuatro vientos, es campeona del mundo de baloncesto por segunda vez, una gesta que supera incluso a aquella de 2006 en Japón. Después de un torneo que empezó regular, el equipo de Scariolo ha ido mejorando partido a partido y este domingo 15 de septiembre quedará para siempre. Ante Argentina, la selección fue mejor desde el inicio, un triunfo memorable (75-95) que se resume en las siguientes claves.

Inicio portentoso

La selección, esta vez sí, salió enchufadísima, dispuesta a demostrar su autoridad desde el salto inicial. Se escapó España con cierta facilidad y, aunque Argentina hacía la goma, el equipo de Scariolo mantuvo siempre el tono para firmar un primer cuadro estupendo. Después de los diez minutos iniciales, España ganaba 14-23, una buena renta para negociar y que fue a más nada más empezar el segundo parcial (14-31). Además, se logró con Willy Hernángomez en cancha y con Marc Gasol y Ricky descansando.

Defensa sobre Scola

Precisamente, ese buen inicio se sustentó en la defensa y en el control sobre el rebote. Los españoles estuvieron siempre concentrados y secaron a Luis Scola, que se fue al banco con cero puntos después de un primer tiempo decepcionante. El veterano jugador argentino, de 39 años, apenas apareció, y eso que llegaba enchufado después de su memorable actuación ante Francia (28 puntos, 13 rebotes).

Reparto de esfuerzos y puntos

España, como es lógico, siempre ha tenido a dos líderes como Ricky Rubio y Marc Gasol, decisivos con sus puntos ante Australia para llegar a la final. Esta vez, sin embargo, la selección repartió esfuerzos en ataque y hubo muchos jugadores aportando en la anotación del equipo.

El liderazgo silencioso de Rudy

No suele ser el que más destaca en cuestión de estadísticas, pero Rudy Fernández es un jugador fundamental para este equipo. Ante Argentina, empezó con la muñeca caliente e hizo ocho puntos en el primer tiempo. Sobra destacar su papel en defensa, siempre intenso en esa faceta.

Fuerte salida tras el descanso

Si bueno fue el inicio, mejor fue la salida de España tras el descanso. Con un parcial de 12-0, la selección se escapó con una diferencia casi definitiva. Eran 22 puntos de margen (33-55), pero tocaba rematar y estar atentos a una posible reacción Argentina. Lo intentaron los albicelestes, pero no fue suficiente.

Scariolo piensa en todos

Es justo reconocer el papel estupendo de Sergio Scariolo, que ha confiado siempre en este grupo pese a las múltiples adversidades. El técnico ha imprimido un carácter competitivo tremendo al grupo, y ante Argentina también fue capaz de entender perfectamente el encuentro. Otro éxito para su palmarés. Además, demostró su condición de líder al dar minutos a todos los jugadores cuando la victoria estaba decidida.