Efe Obada, número 94, debutó en la NFL ante los Cincinnati Bengals
Efe Obada, número 94, debutó en la NFL ante los Cincinnati Bengals - AFP
Fútbol Americano

De mendigo a titular en la NFL

Efe Obada, nacido en Nigeria, víctima de la trata de personas en Holanda y criado en las calles de Londres, debutó a los 26 años con los Carolina Panthers

MadridActualizado:

Otra de esas historias del deporte norteamericano que dejan con la boca abierta y el corazón «blandito». Efe Obada debutó el fin de semana pasado en la mejor liga de fútbol americano del mundo, y lo hizo con una actuación estelar. Más allá de ser el primer jugador que pasa de una liga extranjera a la NFL, Obada es famoso por su historia previa a su llegada a Estados Unidos.

Con diez años, su hermana y él habían emigrado a Holanda. Ambos fueron víctimas de la trata de personas. Una vez llegaron a Londres, donde les prometieron una vida mejor, les abandonaron a su suerte. Tuvieron entonces que mendigar, ya que eran sintecho. Pasaron por varias familias de acogida, sin llegar a establecerse en ninguna de ellas.

Con 21 años, Efe seguía en Londres. Vio un cartel que ofertaba realizar las pruebas del equipo de fútbol americano de la ciudad, los London Warriors, y, sin haber jugado nunca ni conocer la dinámica del deporte, se aventuró a probar. Gracias a su condición física (mide 1,98m y pesa 116kg) y a una actuación prometedora, los entrenadores de los Warriors (que no podían creer que Efe nunca hubiese tocado un balón) apostaron por él.

En 2014 jugó cinco partidos con el equipo londinense. Sus formas, aun siendo mayor para empezar con este deporte, prometían. Y el entrenador de los Dallas Cowboys, equipo de la NFL, le dio una oportunidad. Estuvo entrenándose con el equipo en 2015, pero no fue seleccionado para la plantilla definitiva. Lo mismo le pasó con los Kansas City Chiefs en 2016, y con los Atlanta Falcons unos meses después.

Un final feliz

En vez de dar por fallido su intento de saltar al profesionalismo, Obada insistió e insistió. 2017 fue su año. Los Carolina Panthers utilizaron el puesto extra que se le da a los equipos para fichar a un jugador internacional, y el nigeriano firmó un contrato para pertenecer a la plantilla a principios de 2018. Después de tres partidos como suplente, Efe vio una camiseta con el número 94 y su apellido en el vestuario. Era el momento. Iba a debutar.

El 23 de diciembre, con 26 años, salió como un Panther más al rectángulo de juego y demostró que la apuesta de los de Charlotte por él había sido acertada. Un «sack» (derribó al quarterback rival antes de que lanzase), una intercepción y un «fumble» (le robó la pelota al quarterback rival) finalmente revisado y anulado (con polémica) fue su carta de presentación. Todo un hito.

«Estoy como en la luna, no se puede describir con palabras lo que siento, aún estoy lleno de adrenalina», dijo Obada tras el partido. «Solo quería demostrarle al equipo lo que tengo que ofrecer», soltó entre risas. Se cierra así el paso de un sintecho a la mejor liga del mundo. El británico-nigeriano es ya una sensación en la NFL, y no solo por su historia, sino también por su proyección y su gran futuro como jugador de fútbol americano.