Takeda, presidente del Comité Olímpico de Japón, acusado de «corrupción activa» en Francia
Takeda, presidente del Comité Olímpico de Japón, acusado de «corrupción activa» en Francia - EFE
Juegos Olímpicos

La compra de votos en el COI dejó sin Juegos a Madrid

Tras la mancha que ensombreció la elección de Londres 2012 y Río 2016, las nuevas sospechas sobre Tokio 2020 dejan a la candidatura española como la gran perjudicada del movimiento olímpico

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Pasan los años y la justicia va poco a poco aflorando los casos de corrupción asentados durante años en las entrañas del Comité Olímpico Internacional (COI). Manchas que han confirmado que hubo irregularidades tanto en la elección de Londres 2012 como en la de Río 2016 y que amenazan también a Tokio 2020 tras la imputación por parte de la justicia francesa de su máximo responsable, Tsunekazu Takeda.

El presidente del Comité Olímpico Japonés está siendo investigado por ser sospechoso de haber sobornado a miembros africanos del COI para que la capital nipona fuera la elegida para organizar los Juegos de 2020. Así lo confirmaron ayer fuentes judiciales del país galo tras la información publicada en el diario «Le Monde». La investigación rastrea un pago de 1,8 millones de euros a una empresa interpuesta tras la que se encontraba el hijo de Lamine Diack, entonces presidente de la Federación Internacional de Atletismo y con gran influencia sobre el mundo del deporte en África. El juez de instrucción Renaud Van Ruymbeke cree que ese dinero –que oficialmente estaba destinado a la elaboración de dos informes– sirvió para sobornar a miembros del COIa través de Diack, de lo que se habría beneficiado de manera directa la candidatura de Tokio 2020.

Madrid 2020, sin mancha

Interrogado al respecto, Takeda confirmó esos pagos pocos días antes de la elección de la sede, en septiembre de 2013, pero no pudo justificar la elaboración de los informes. «El Comité de la candidatura pagó una remuneración justa según un contrato de consultoría con la empresa “Black Tidings” y yo expliqué que en ello no hay ningún acto injusto que suponga un soborno», señaló ayer Takeda en un comunicado en el que negaba su imputación. «A mí no me ha llegado ninguna notificación», expuso el dirigente, aunque fuentes judiciales sí confirmaron su imputación.

Por su parte, el COI apuntó que ha estado en contacto directo con las autoridades francesas y que su Comité de Ética ha abierto un expediente y que se reuniría para estudiar el caso. «El señor Takeda continúa disfrutando de la total presunción de inocencia», advirtió en un comunicado en el día de ayer.

Este escándalo alrededor de la candidatura japonesa se une a los que salpicaron en el pasado a Londres 2012 y Río 2016. En el caso de la ciudad británica, años después de su elección, la BBC desveló en un programa cómo varios miembros del COIse ofrecían para dar su voto a cambio de favores o de dinero. También Río de Janeiro vio a su principal exponente, Carlos Arthur Nuzman, detenido tras un escándalo que destapó una trama empresarial y política para la concesión de los Juegos a la ciudad brasileña. «Ha habido escándalos y situaciones complicadas, pero en ningún caso se ha visto comprometida la candidatura de Madrid. Nunca. No hay ni la más mínima mancha sobre la ciudad de Madrid», afirma a ABC Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español (COE).

Un sueño que no debe morir

El dirigente prefiere ser cauto con las acusaciones que pesan sobre Takeda –«le conozco y siempre me ha parecido un señor. Espero que la justicia resuelva y que si alguien ha cometido irregularidades las pague»– y prefiere mirar al futuro con optimismo que lamentarse por lo que ocurrió en el pasado. «El movimiento olímpico le debe unos Juegos a Madrid. Por nivel organizativo y calidad de nuestros deportistas y porque es la ciudad más preparada del mundo para organizar unos Juegos», señala.

Además, Blanco insta a las instituciones a continuar con el proyecto olímpico para la capital. «No podemos dejar morir ese sueño. Tenemos que luchar por él. Es un sueño que construye país y por eso, antes de pensar en una nueva candidatura, necesitamos que haya una estabilidad económica y política que no se da actualmente», apunta Blanco en referencia, principalmente, a los problemas en Cataluña.