Tom Brady, en el partido ante Kansas City Chiefs
Tom Brady, en el partido ante Kansas City Chiefs - AFP
Super Bowl

Tom Brady, la leyenda que no se cansa de ganar

La estrella de los New England Patriots ha conquistado su sexto anillo y se ha convertido en el quaterback más veterano en jugar una Super Bowl

MadridActualizado:

Tom Brady jugó este domingo su novena Super Bowl y conquistó su sexto anillo de campeón. La trepidante victoria frente a los Chiefs en semifinales volvió a marcar un hito en el fútbol americano. Los Patriots se han convertido en el tercer equipo en jugar una tercera final consecutiva y Brady es ya el quaterback más veterano en hacerlo. Y es que pese a los recelos que despierta esta franquicia y su estrella, pocos dudan ya de que es uno de los mejores de la historia. Desde hace más de una década es difícil no asociar el éxito con su figura. Más aún después de conquistar su sexto título ante los Rams de Los Ángeles.

Pero la trayectoria de Brady está lejos de tener unos inicios grandilocuentes. En su infancia practicó baloncesto, béisbol y fútbol americano, aunque pronto acabó decantándose por este último. Durante su adolescencia se dedicó a estudiar vídeos y entender los entresijos de cada jugada. El destino quiso que Brady, que siempre ha dicho que su ídolo era Joe Montana, presenciara una de esas acciones que marcan la historia de un deporte. El 10 de enero de 1982, Montana firmó el conocido como «The Catch», que permitió a los 49ers remontar «in extremis» a los Cowboys y jugar su primera Super Bowl. Casi medio siglo después, ese niño emocionado en la grada es hoy uno de los reyes del fútbol.

Cuando llegó a los Patriots en el 2000 lo hizo tras ser elegido en el puesto 199 del draft. Entonces tenía 23 años y nadie se imaginaba lo que llegaría a ser. Tuvo que esperar a que le llegara su oportunidad, pero nunca perdió la fe en sí mismo. «Soy la mejor decisión de la historia de esta franquicia», dijo entonces. Su llegada estuvo acompañada de la de Bill Belichick al banquillo, con quien ha formado una exitosa dupla: catorce títulos de división, siete de conferencia y seis Super Bowl. Cuando llegaron, los Patriots eran una franquicia del montón. Hoy es una de las más grandes de todo el país.

Los 41 años de Brady no parecen pesarle y muchos expertos hablan de que su juego cada vez es mejor. Tras protagonizar algún que otro escándalo a lo largo de su carrera, como el de los balones desinflados, peleó ayer contra los Rams y contra la historia por agrandar su leyenda. Y lo consiguió. Ya es el jugador con más títulos, igualando él solo a los Steelers, franquicia que encabeza este ranking. En su mirada, la que lleva engañando durante años a sus rivales, está la clave.