Fernando Carrasco
Fernando Carrasco - ABC
DOS AÑOS SIN FERNANDO

«El hombre que esculpió a Dios» regresa a Sevilla en el segundo aniversario de la muerte de Fernando Carrasco

El espectáculo teatral basado en la obra del escritor y periodista se representará en el Teatro Távora de Sevilla los días 2, 3, 4, 9, 10, 11, 16 y 17 de marzo de 2018

SEVILLAActualizado:

Juan de Mesa y su maestro, Martínez Montañés regresan a Sevilla a través de «El hombre que esculpió a Dios» coincidiendo este 3 de marzo con el segundo aniversario del fallecimiento del periodista, escritor y autor/guionista de la obra en la que se basa dicha representación teatral, Fernando Carrasco.

Maestro y discípulo volverán a cobrar vida durante esta Cuaresma gracias al texto de Carrasco en el Teatro Távora de Sevilla, de la mano de la compañía de teatro «La contenida». Las funciones tendrán lugar los días: 2, 3, 4, 9, 10, 11, 16 y 17 de marzo a las 20:30h. Las entradas ya están disponibles en www.entradium.com. También podrán adquirirse en la taquilla del propio teatro dos horas antes del espectáculo.

En los albores del siglo XVII, Juan de Mesa, uno de los más grandes escultores e imagineros de su tiempo, está concluyendo la que será para muchos la obra culmen de la iconografía religiosa barroca: el Señor del Gran Poder. Su personalidad es totalmente contrapuesta a la de su maestro, Juan Martínez Montañés, que observa cómo su discípulo más aventajado le está superando.

Juan Collantes y Candela Cruz en «El hombre que esculpió a Dios»
Juan Collantes y Candela Cruz en «El hombre que esculpió a Dios» - PACO PÉREZ

La obra, basada en la novela de Fernando Carrasco, quien también realizó el guión junto con la compañía, cuenta con la dirección artística de Gustavo García, la música de Francisco José Cuadrado y la voz en off de Antonio Cattoni.

Fernando Carrasco

El periodista y escritor Fernando Carrasco falleció en Sevilla la noche del 3 de marzo de 2016 a los 51 años de edad. Autor de tres novelas históricas —«El último imán de Ishbilya», «El hombre que esculpió a Dios» e «INRI» (recientemente reeditada por Almuzara)—, «El hombre que esculpió a Dios» se estrenó como obra de teatro con gran éxito el 27 de febrero de aquel año en el Hospital de la Santa Caridad de Sevilla, agotando todas las localidades, incluso de las funciones añadidas por la gran afluencia de público.

Carrasco desarrolló su carrera de forma casi íntegra en ABC de Sevilla, donde destacó especialemente como crítico taurino, así como por sus informaciones sobre Semana Santa, amén de sus reportajes de temática social o sus brillantes crónicas sobre la Cabalgata de los Reyes Magos. Casado y padre de dos hijos, Fernando Carrasco fue una de las voces más reconocidas y reconocibles de ABC de Sevilla y del periodismo sevillano.

Detalle del cartel de la obra representada por La Contenida
Detalle del cartel de la obra representada por La Contenida - ABC

Una experiencia para los sentidos

Según comenta a ABC el actor Juan Collantes, que interpreta el papel de Juan de Mesa, «la principal novedad de este año ha sido centrarnos en mejorar la experiencia. El Hospital de la Caridad es un lugar mágico, pero con menos recursos técnicos que el Teatro Távora, que no es un teatro a la italiana al uso porque sus gradas están en forma de U. Los espectadores rodean a los actores y nosotros actuamos en 360 grados». «Por eso —añade— creo que este año hemos incidido en la idea de que sea una obra para los sentidos, es decir, que el escenario huela a taller de escultor, a serrín. Para lograr ese efecto estuvimos en el taller de Fernando Aguado y nos inspiramos totalmente».

Respecto a ese tema, el actor sevillano asegura que ha sido fundamental la aportación de la periodista invidente Nuria del Saz. «Ella nos hablaba de cómo una persona que no ve puede emocionarse también en el teatro. De ahíque hayamos incidido en lo que no se puede ver para que se sientan las cosas, que el escenario huela a madera y que la música te transporte a lo que sienten los personajes». Asimismo, Collantes asevera que Nuria «nos dijo que podía sentir a través de las voces de los actores si estábamos ese día mejor o peor en escena».

Otra novedad de este año son igualmente los arreglos musicales de Francisco Javier Cuadrado. Sobre este tema, Juan Collantes dice que «es una suerte haber contado con él porque no todas las obras teatrales tienen una música original como ha sido en nuestro caso». «La música narra desde la envidia y los celos de Martínez Montañés hasta los diálogos entre Juan de Mesa y el Señor del Gran Poder mientras lo estaba creando. Hay también una música específica para la esposa de Juan de Mesa, María de Flores», subraya el actor.

Un ejemplo de la cuidada escenografía de este montaje
Un ejemplo de la cuidada escenografía de este montaje - PACO PÉREZ

Por otra parte, Collantes destaca que esta adaptación teatral de «El hombre que esculpió a Dios» «es un homenaje para Fernando Carrasco, para toda su familia y también, especialmente, para su mujer Libia. De hecho, ella se está implicando en el proyecto con la misma fuerza que lo hacía Fernando. La familia está luchando para que se hagan las máximas representaciones posibles y siempre nos ha abierto las puertas para que continuemos haciéndolas». Un buen ejemplo de eso fueron las funciones que el año pasado se realizaron en la iglesia de la Magdalena de Córdoba, ciudad natal de Juan de Mesa, «donde el público se entusiasmó con la obra y llenó todos los días». Además, este intérprete no descarta la idea de llevar el montaje por varios pueblos de la provincia de Sevilla a partir del próximo mes de mayo, ya que «la demanda es enorme y nos han pedido que representemos allí la obra», concluye.

Reparto

Juan Collantes, Candela Cruz, Mario Boraita y Pedro García completan el elenco de personajes que protagonizan esta obra que a pesar de su corta edad se ha convertido en un clásico de la Cuaresma sevillana.

Estrenada hace ahora dos años en el Hospital de la Santa Caridad de Sevilla, narra cómo en los albores del siglo XVII, Juan de Mesa, uno de los más grandes escultores de su tiempo, está concluyendo la que para muchos es la obra maestra de la iconografía religiosa barroca: el Señor del Gran Poder.