Bilal Hassani, elegido para representar a Francia en Eurovisión
Bilal Hassani, elegido para representar a Francia en Eurovisión - ABC

Bilal HassaniEl «youtuber» que representará a Francia en Eurovisión, víctima de una campaña homófoba

Tras hacerse pública la elección el pasado sábado, se desató un ataque en las redes sociales contra la condición sexual de Bilal Hassani, que ha interpuesto una querella por injurias, provocación, odio e incitación a la violencia

Corresponsal en ParísActualizado:

Bilal Hassani (París, 1999), el cantante elegido para representar a Francia en el próximo festival de Eurovisión, está en el centro de una viva y agria polémica nacional, que comienza con una querella por injurias, provocación, odio e incitación a la violencia homófoba.

Hassani se hizo famoso como cantante, compositor y productor de sus propios vídeos audiovisuales. Esa incipiente celebridad culminó el sábado pasado, cuando fue elegido representante oficial de Francia en el próximo festival de Eurovisión.

A los pocos minutos de conocerse la noticia, con mucho aparato publicitario, a través de todas las cadenas de radio y televisión, se desató una campaña de rara zafiedad grosera, con insultos de la especie más barriobajera contra la condición gay del cantante, que nunca ha ocultado su sensibilidad homosexual, desde niño.

A lo largo de la campaña que culminó con su elección como representante de Francia en el festival de Eurovisión, Bilal Hassani multiplicó sus intervenciones personales, a través de YouTube y varias cadenas de televisión, contando su historia íntima, su descubrimiento de la homosexualidad, las reacciones de sus padres (francesa y marroquí, instalados en Singapur), su combate personal para defender su identidad acosada, durante su infancia, pubertad y adolescencia.

Esa historia íntima recibió mucha publicidad y no le impidió ganar el concurso que culminó con el primer gran triunfo de su carrera musical.

Antes siquiera de comenzar la campaña que culminará en Israel, durante la gran gala final de Eurovisión, Bilal Hassani se convirtió en un «blanco» de chistes, insultos, «gracietas» y agresiones verbales de todo tipo, a través de las redes sociales. Hassani espera que la querella presentada por sus abogados permitirá poner fin la campaña y sucia polémica en curso. Veremos.