Detalle de una de las obras robadas de Rubens
Detalle de una de las obras robadas de Rubens

La Policía italiana recupera dos obras de Rubens y Renoir valoradas en 26 millones de dólares

Los cuadros fueron robados en abril de 2017 por un croata que se hacía pasar por diplomático y tenía antecedentes penales

Corresponsal en RomaActualizado:

Fue un robo rocambolesco que se cometió en abril de 2017. Ahora, la Policía de Monza, al norte de Italia, ha recuperado las dos pinturas de Renoir y Rubens, valoradas en 26 millones de euros, y han sido encarcelados los cinco miembros de la banda de delincuentes (cuatro italianos y un croata).

El organizador del robo, un «golpe» con el que pensaban hacer el negocio del siglo, fue un falso «diplomático rabino», con pasaporte israelí a nombre de Samuel Abraham Lewy Graham. Su nombre real es Nenad Jovanovic, 44 años, croata, con antecedentes penales.

Los lienzos «La sagrada familia», de Rubens, y «Las niñas en el césped», de Renoir, fueron robados a un marchante de arte dueños de dos galerías, una en Cerdeña y otra en Fulham Road, en Londres, culminando una operación digna de una película de Totó, el Charlie Chaplin italiano, que en el papel de un falso ingeniero vendió la Fontana de Trevi a un cándido turista italo-americano («Toto truffa 62»).

La venta tuvo lugar el 20 de abril de 2017 en una oficina que los delincuentes hicieron pasar por la sede del consulado honorario de Albania en Monza. El galerista se presentó con los dos cuadros, protegidos en dos cajas de madera, y se encontró con el falso «rabino» y un acompañante. En una sala se firmó el contrato por valor de 26 millones de euros y, con la excusa de comprobar la autenticidad de las obras, los dos delincuentes se acercaron a otra sala donde el galerista había dejado los dos lienzos.

Aprovechando un momento de distracción, el «rabino» y su acompañante se marcharon con los dos cuadros que cargaron en un Peugeot. El «rabino» y falso diplomático se transformó en un piloto de un filme de acción: se escapó a gran velocidad, perdiendo al vendedor y sus acompañantes, que los persiguieron sin éxito.

Los dos cuadros se encontraban en un almacén de la provincia de Turín, bien conservados, a la espera de ser vendidos en el mercado negro del arte, tarea nada fácil por el alto valor de las obras. Hay seguridad por parte de los expertos de que «La Sagrada Familia» de Rubens es una obra original. Algunas dudas mantienen sobre el lienzo «Las niñas en el césped», atribuido a Renoir.