María Sánchez, en una imagen publicada en su perfil de Instagram. Arriba, de niña, ingresada en el hospital - Atlas España

El ejemplo de superación de la Miss Málaga que venció al cáncer y ahora dona su pelo para pelucas

La actual reina de la belleza, María Sánchez, pasó gran parte de su infancia en el hospital donde jugaba a ser modelo esperando la 'quimio'

Actualizado:

Su historia de superación arrancó pocos días antes de su tercer cumpleaños. Recuerda perfectamente la fecha porque ni siquiera pudieron esperar a que soplara las velas de la tarta en casa. No había tiempo que perder. El diagnóstico de un tumor localizado en el mediastino (parte del tórax que está entre el esternón y la columna vertebral, y entre los pulmones) obligaba a ingresarla para iniciar cuanto antes el tratamiento.

Ese fue el primer cumpleaños de muchos -y también Navidades- que celebró en el Hospital Niño Jesús de Madrid donde residía con sus padres. Ya entonces sentía pasión por la moda y las pasarelas y jugaba en ese nuevo escenario, entre 'quimio' y 'quimio', a desfilar para las enfermeras que con tanto cariño la trataban.

«Me disfrazaba para ellas, me ponía pañuelos en la cabeza y soñaba con ser modelo», rememora a SUR.es vía telefónica María Sánchez, la actual Miss Grand Málaga 2018, uno de los principales certámenes internacionales de belleza actuales. La joven pasó gran parte de su infancia luchando contra el cáncer y que ahora, a sus 27 años, se revela como un ejemplo a seguir para plantarle cara a la enfermedad con entereza y optismismo.

Sigue leyendo en Diario Sur.