La playa de Bolonia se presenta como una de las últimas playas vírgenes de Andalucía.
La playa de Bolonia se presenta como una de las últimas playas vírgenes de Andalucía. - Andalucia.org
Tarifa

Qué ver en Bolonia: 10 sitios imprescindibles en la joya de Tarifa

Qué ver en la playa de Bolonia, declarada como Monumento Natural en la provincia de Cádiz

Actualizado:

Bolonia está considerada la decimoséptima mejor playa de Europa y la cuarta mejor playa española en los premios Traveller's Choice Playas 2014. Declarada como Monumento Natural, se presenta como una de las últimas playas vírgenes de la península Ibérica y uno de los sitios más interesantes para visitar en verano en la provincia de Cádiz.

Miles de turistas visitan esta playa cada verano. Lo ideal es poder exprimirla en varias jornadas, aunque unos disponen de más tiempo que otros. Por ello, en este artículo se resumen los principales rincones en los que perderse, para tener claro qué ver en la playa de Bolonia y sus alrededores.

12345678910
  1. Baelo Claudia

    Su lugar más característico. Descubierta en 1917, cuando los investigadores encontraron los restos de una ciudad próspera, se trata de uno de los más importantes hallazgos arqueológicos de la provincia de Cádiz. Fue construida según los cánones clásicos de Roma, conforme a un proyecto urbanístico perfectamente planificado y racional en el entorno de Bolonia.

    Gracias al Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia la provincia de Cádiz conserva una de las mejores muestras del urbanismo romano que se conocen. Fue importante en la época por sus conservas y salazones, origen de la salsa denominada garum, que era exportada a todo el imperio.

  2. Piscinas naturales

    Turismo Cádiz

    Al este de la playa de Bolonia se forman estas Piscinas Naturales cuando baja la marea. El agua del mar se estanca entre las rocas, generando un barro con el que la gente suele embadurnarse el cuerpo.

    Se trata de un lugar de difícil acceso, al que se puede llegar tras aparcar al final de la calle paralela a la costa y caminar en dirección a Tarifa. A pesar la distancia -algunos kilómetros-, la lejanía permite una tranquilidad no encontrada en las playas urbanas y masificadas.

  3. Gran Duna

    Junta de Andalucía

    Levantada por el fuerte levante frecuente en esta zona, la Gran Duna de Bolonia tiene más de 30 metros de altura y 500 de anchurar. El viento aprovecha la orientación sureste-noroeste de la costa y la arena llega al final de la ensenada, donde se acumula sobre un pequeño sustrato de roca y vegetación.

    El cierre de la duna se mantiene estable, acompañado de una pugna entre los pinos y la arena por crecer y avanzar. La altura de la duna sobrepasa la de la vegetación, dejando una de las estampas más impactantes de este paraje.

  4. El Lentiscal

    Se trata del pequeño nucleo urbano donde se encuentran los restaurantes, chiringuitos y alojamientos. El Lentiscal es un buen lugar para almorzar, tomar café y reponer fuerzas antes de seguir visitando cada uno de los sitios con encanto de esta playa.

    La mayoría de los visitantes aparcan en la zona central, entre las ruinas de Baelo Claudia y El Lentiscal, que es el pequeño núcleo de problación del lugar. Es una zona muy ancha, con aguas poco profundas y ausencia de rocas.

  5. Faro de Punta Camarinal

    Wikipedia

    El Faro de Punta Camarinal está declarado Bien de Interés Cultural, bajo el nombre Torre de Cabo de Gracia. Fue una de las torres de vigilancia costera construidas en el siglo XVI por orden de Felipe II para proteger la costa gaditana frente a las acciones de pillaje de los piratas berberiscos. Para disfrutar de sus preciosas vistas, es necesario tomar un camino asfaltado que parte de la urbanización Atlanterra.

    La punta está formada por las últimas estribaciones del monte Camarinal, a su vez pertenecientes a la sierra de la Plata. De esta punta surgen dos playas: Bolonia hacia el este y la pequeña playa de El Cañuelo hacia el oeste.

  6. Playa del Cañuelo

    Tripadvisor

    La playa del Cañuelo se encuentra a unos 900 metros del faro Camarinal y a casi cuatro kilómetros de la playa de Bolonia. Sin embargo, al tratarse de una de las calas recónditas más interesantes de toda Andalucía es imposible no hacer ninguna mención.

    La presencia humana en esta playa virgen con 900 metros de longitud de arenas doradas, aguas cristalinas y vistas inmejorables es muy escasa.. El sendero de acceso parte a unos tres kilómetros de la playa junto a un pequeño aparcamiento de tierra. Al llegar al destino en cuestión disfrutaremos de la virginidad de una playa sin chiringuitos, casas ni nada que se le parezca, flanqueada por una base militar poco visible.

  7. Cueva del Moro

    Wikilog

    13 minutos en coche o una hora caminando. Al continuar ascendiendo la ladera desde la playa del Cañuelo, es posible alcanzar la Cueva del Moro. Ésta se sitúa en el entorno de la playa de Bolonia, en pleno Parque Natural del Estrecho, y es uno de los secretos mejor guardados del lugar. Esconde un conjunto de arte rupestre denominado arte sureño y representa el Santuario Paleolítico más meridional del continente europeo.

    Desde su mirador turístico cercano se puede observar la ensenada de Bolonia, el Estrecho de Gibraltar y África. En su interior se pueden apreciar grabados de caballos, junto con otros signos y pinturas rupestres de color rojo de unos 20.000 años de antigüedad. (Paleolítico Superior, Solutrense).

  8. Silla del Papa

    C. Calastrenc, N. Poirier

    Un poco más al norte por el ascenso de la ladera se sitúa La Silla del Papa. Este yacimiento arqueológico consiste en un oppidum de origen púnico o bástulo-púnico y se ubica en el pico más alto de la sierra de la Plata, cerca de la ensenada de Bolonia.

    Según los investigadores, se corresponde con la ciudad romana de Bailo, que precursó la propia Baelo Claudia. Se intuye que estos asentamiento supusieron un punto estratégico posiblemente para el pueblo bástulo.

  9. El cabrero de Bolonia

    Cabrero de Bolonia

    Posiblemente el destino más pintoresco de los que esconde Bolonia. En la carretera de acceso a las playas se pueden apreciar señales que indican la quesería El Cabrero de Bolonia.

    Se trata de uno de los pocos rebaños de cabra payoya, especie en peligro de extinción, en todo el mundo. Estas pastorean libremente en el Parque Natural del Estrecho. Elaboran un queso tradicional artesano y curado en madera de chopo dentro de una cueva de piedra que simula una caverna.

  10. Senderos

    Caminar a través de los kilómetros de orilla es uno de los principales atractivos de este lugar tan peculiar. A lo largo de la playa de Bolonia es posible aprovechar una pasarela de madera habilitada.

    Cuatro kilómetros de arena blanca desde los que se ven y se sienten las sierras que la rodean con un verdor poco común en Andalucía. El sendero finaliza adentrándose en el último tramo en zona de pinar, para después abrirse de nuevo a la playa, desde donde se obtienen unas impresionantes vistas desde la duna. También conecta con otros senderos que conducen al Parque Natural del Estrecho.