Medio centenar de personas respaldaron con su presencia las reivindicaciones medioambientales de la plataforma respecto al río y el Rancho La Bola . :: ESTEBAN
Jerez

Un río marcado por los despropósitos

La plataforma por su recuperación critica en un nuevo paseo de protesta el mal estado de la depuradora y los vertidos de aguas residuales El Guadalete padece falta de planificación y actuaciones erróneas que inciden en su abandono

JEREZActualizado:

Aunque las nubes amenazaban con dominar el cielo de El Portal, medio centenar de personas acudieron en la mañana de ayer a un nuevo paseo reivindicativo convocado por la Plataforma por la recuperación del río Guadalete. Siguiendo el antiguo trazado del ferrocarril hasta la barriada, los asistentes pudieron conocer varios puntos negros del río en lo que se refiere a los desagües de la ciudad, además del mal estado de la depuradora, según dijeron sus miembros.

Por enésima vez, miembros de los diferentes colectivos que conforman la plataforma elevaron la voz para denunciar el abandono del río y las consecuencias que está provocando su mal estado en el entorno. Insistieron, como hizo el que fuera delegado de Alcaldía de El Portal durante años y ahora presidente de la asociación vecinal, Diego Almodóvar, en que «no es suficiente la solución que le están dando al río y seguiremos luchando hasta que la situación mejore en un 90%», dijo. La principal es que las actuaciones acometidas por las administraciones, aseguraron, no paliarán el problema de las inundaciones cuando lleguen las lluvias: «Solo si llueve la mitad que el año pasado, lo pasaremos peor porque los pantanos están ya al 80-85%», añadió.

«La recuperación del río no es solamente quitar algunos árboles y echar a los vecinos de lo que ellos consideran zona inundable», dijo por su parte José López. «En la última reunión que tuvimos en la Delegación Provincial de Medio Ambiente nos dijeron que tenían una hoja de ruta diseñada al milímetro para el río. Eso no nos sirve para nada», dijo. Desde el colectivo ven bien que se limpien las riberas y que se baje la lámina de agua 15 centímetros para contener las avenidas pero insisten en que también es necesario «que los desagües de la laguna de Torrox y de la propia ciudad vayan por delante de lo que se conoce como el azud, aunque en realidad es un pantano desde los años 80», explicó López.

«No les interesa»

«La recuperación del río empieza porque Jerez cumpla con la ley de vertidos de sus aguas residuales», apuntó el representante en referencia al conocido como desagüe de la laguna de Torrox. Explicó que «es para aguas pluviales pero cuando hay grandes cantidades, rebosan las residuales». Ante este panorama, la plataforma saca sus propios conclusiones: «Lo que a ellos desgraciadamente les interesa es la reordenación del territorio y las cuestiones urbanísticas», dijeron. Para otro de los miembros del colectivo, Agustín García Lázaro, el desagüe en cuestión «es un momento a la falta de planificación y a la irracionalidad. Es una trampa que impide el desagüe».

«La depuradora está destrozada, la están vendiendo y las obras del azud llevan paradas mucho tiempo. Nos tenemos que poner manos a la obra porque si no, seguiremos otros 40 años con el río abandonado. Es una cloaca», añadió López.

Desde la Federación Vecinal Solidaridad, Agustín de la Flor incidió en que otro de los problemas del río es «la falta de participación ciudadana». A su juicio, «la conciencia que tienen las administraciones sobre el Guadalete es muy pobre por no decir ninguna». Recordó que existe una directiva de la Comunidad Europea «que habla de que en 2015 todas las aguas negras tienen que estar pasadas por depuradoras. En Bornos se vierte al pantano sin depuradora, Jédula tampoco tiene y en Jerez hay varias pedanías que no depuran, además del mal estado que arrastra la de Jerez», explicó abundando en que «esas aguas se esta utilizando para regar productos de alimentación».

Tampoco se perdieron la cita de ayer el coordinador de IU, Manuel Cárdenas, y los concejales Joaquín del Valle y Aroa Lobo. «Los ciudadanos deben entender que hay que vivir de cara al rio, que hay que convertirlo en rio de oportunidades y posibilidades, tanto desde el punto de vista económico como medioambiental», dijo Cárdenas.