Alberto Puyol es uno de los socios fundadores de TEJ.
Alberto Puyol | Director de Teatro Estudio Jerez

«Existe una falta de oferta teatral en esta provincia»

Asegura que, «por desgracia», TEJ es el único espacio para formación que funciona de manera continuada durante todo el año

JEREZ.Actualizado:

Lleva casi veinte años vinculado al teatro. Alberto Puyol coordina la oferta de formación en Teatro Estudio Jerez, un colectivo que cumple su décimo aniversario este curso.

-¿Qué actividades está desarrollando Teatro Estudio Jerez en la actualidad?

-Precisamente este curso 2010-2011 celebramos los diez años de TEJ, así que estamos muy contentos. Para nosotros era un desafío mantenernos en la ciudad con un espacio donde ofrecer cursos de teatro de forma continuada y lo estamos consiguiendo. Además se da la circunstancia de que hay gente, por desgracia para nosotros, que se han tenido que quedar fuera de los grupos que hemos creado porque tenemos una capacidad limitada y hay lista de espera.

-¿Qué cursos ofrecen?

Nuestra oferta, como la de cada año, abarca teatro infantil, juvenil y para adultos. Algo más específico es el curso de teatro de La Barca y otro para personas invidentes en la Once, donde seguimos trabajando desde hace varios años y además otros en el club de Golf de Vistahermosa, enfocado a niños.

Por otro lado, también tenemos el área de gestión de espectáculos, que se va consolidando de forma más lenta, ya que durante estos diez años nos hemos dedicado más a la formación, aunque estamos igual de satisfechos.

-Se puede decir que el teatro está muy vivo en Jerez, ¿no?

-Por desgracia no está tan vivo como nos gustaría. Estamos intentándolo, pero es una lástima que en toda la provincia hay una falta de oferta teatral, no sólo a nivel de espectáculos, me refiero más a la formación como hobby o para algo más profesional. El TEJ es el único espacio fijo que ofrece formación durante todo el año. Hay ayuntamientos que de forma puntual ofertan cursos, pero desgraciadamente a día de hoy es lo que hay, también en cuanto a espectáculo.

-¿Se debe a falta de financiación?

-Nosotros creamos TEJ de manera independiente, sin ningún tipo de ayudas porque no las hemos solicitado. Las subvenciones siempre son buenas, pero no queremos caer en este juego, porque puede ser pan para hoy y hambre para mañana. No obstante siempre ha habido una buena predisposición por parte del Ayuntamiento para ceder espacios. Pese a todo sabemos que en momentos como los que estamos viviendo la cultura siempre es lo primero que se recorta.

-¿Cuánto tiempo lleva vinculado a TEJ?

-Fuí uno de sus fundadores en 2001. Actualmente coordino el área de formación. Pero vinculado con el teatro estoy desde el año 1992, de manera amateur, y desde 1997 como profesional.

-¿Cómo surgió su interés por comenzar a hacer teatro?

-Casualmente surgió de forma accidental, haciendo un curso de teatro en el instituto. Esa fue la chispa que encendió mi inquietud artística, porque ya empecé a vincularme con la música y la pintura. De repente me di cuenta que el teatro era lo que más me llenaba. Después me marché a Madrid para sentar una base sobre la que trabajar.

-¿Es el teatro quizás el hermano pobre de la televisión, aunque haya sido el hermano mayor?

-Creo que no. El teatro va por un camino y la televisión y el cine quizás sí van más de la mano, pero son tres medios completamente distintos. Casi todo el mundo coincide que quién prueba teatro y televisión suele decantarse por el primero, aunque es mucho más sacrificado, pero a nivel personal es mucho más generoso en cuanto a recompensa. Obviamente se mueve en unos presupuestos que están a años luz de la televisión. Un actor de teatro sobrevive, uno de cine o de televisión puede vivir e incluso muy bien. Lo que sí me preocupa es el mal efecto que está creando en los jóvenes la televisión y el cine, porque tengo casos de chavales que llegan al estudio, empujados por lo que ven, buscando la fama o el dinero, no formarse como actores. Creo que son valores negativos para la juventud.