Sierra

Diputación homenajea al soldado republicano Ramírez Fajardo

Actualizado:

El Servicio de Memoria Histórica de la Diputación Provincial de Cádiz ha rendido homenaje hoy a Miguel Ramírez Fajardo, nacido en Grazalema el 5 de septiembre de 1915, que combatió como soldado republicano en la Guerra Civil. Para la Diputación, este gaditano «personifica las penalidades de la guerra y el exilio» y ahora es reconocido «por su lucha en defensa de los valores democráticos».

Según indicó la Diputación, el homenaje ha estado presidido por la diputada provincial de Ciudadanía, María Naval. Ramírez Fajardo combatió en distintos frentes: Málaga, Batalla del Ebro, Belchite, Teruel, etcétera. La derrota va ligada al exilio y tras cruzar la frontera con Francia permanece en un campo de internamiento cercano a Perpignan hasta que, por razones de pura subsistencia, se alista en la Legión Extranjera. Ya enrolado en el ejército francés es trasladado a Africa y, poco después, a Noruega, ya invadida por Hitler.

La historia

En el curso de una operación militar planteada para tomar el puerto noruego de Narvik sufre cinco heridas de bala. Miguel Ramírez es evacuado a Inglaterra y, tras su curación, se enrola en el Ejército británico para acabar recalando -junto a otros soldados republicanos españoles- en la Compañía número uno de Pioneros. En esta unidad interviene en las operaciones logísticas que preparan el desembarco de Normandía.

Casado con Ascensión Belón, vizcaína, huérfana de guerra y trasladada a un centro de acogida de niños vascos en Cambridge. Sus vidas arraigan en Inglaterra donde tienen dos hijos, de nacionalidad británica.

Al menos dos instituciones públicas ya han reconocido la trayectoria de Miguel Ramírez Fajardo y «su lucha en defensa de los valores democráticos»: la Junta de Andalucía, a través de su Dirección General de Andaluces en el Exterior, y la Embajada Española en Londres.

Junto a esos reconocimientos figura uno oficioso, el de Caballero de la Orden de la Lealtad a la República Española concedido en 1975 por el Gobierno de la República Española en el Exilio.