Una de las mansiones en Málaga
Una de las mansiones en Málaga - IDEALISTA

Turismo de mansiones en Marbella: cómo montar en helicóptero gratis y conocer cómo viven los ricos

Las inmobiliarias de lujo se protegen ante los curiosos que solo quieren ver por dentro las casas más lujosas de Andalucía

SevillaActualizado:

Quienes se quieren comprar una mansión en Andalucía no suelen llegar a pie a ver la propiedad. Las inmobiliarias de lujo ponen a su disposición un helicóptero, para que se puedan mover con rapidez de una propiedad a otra, todas ellas con helipuerto. Málaga y Cádiz, epicentros del lujo cuando se habla de casas, centra el negocio de René Pérez, de la inmobiliaria Cavaca, que explica que han detectado una nueva forma de turismo en esta zonas: el turismo de mansión.

«Hay gente que se quiere dar una vuelta en helicóptero gratis y nos llama para ver una mansión en Marbella. Son gente que está aburrida en la playa, les da morbo ver una casa de 80 millones de euros por dentro o se quieren hacer una foto en una cama de lujo», explica Pérez. «Si pones a la venta un piso de 150.000 euros, sabes que todos los que te llaman son compradores, gente interesada. Pero si vendes una mansión de diez millones en Marbella, nunca sabes».

¿Cómo asegurarte de que quien quiere ver un casoplón de varios millones de euros de verdad quiere y puede comprarla? Poniendo dinero por delante. «A quienes quieren ver una mansión de lujo les pedimos garantías: un depósito de dinero o una garantía bancaria de que tienen fondos o propiedades». Así evitan el «turismo de mansiones».

Tres mansiones en una misma propiedad
Tres mansiones en una misma propiedad - IDEALISTA

El otro enemigo de estas inmobiliarias de lujo son los estafadores. «Los detectas porque nunca te negocian el precio, da igual que hables de una casa de 50 millones de euros. En un momento dado te dicen que les aportes algo de efectivo para sacar un fondo que tienen en Mónaco o alguna excusa así». En cuanto les dan el dinero, desaparecen. «Hay que tener cuidado, vender una mansión nunca es fácil», reconoce Pérez.

La crisis, que se llevó por delante tantos negocios, no acabó con el de la compra-venta de casas de lujo. «Quienes eran ricos antes siguen siendo ricos ahora. El problema es que no hay tanta gente con dinero suficiente para comprar una mansión carísima. Por eso es complicado vender estas casas».

Lamborghini, Porsche...

Aunque intentan esquivar a todos los turistas del lujo inmobiliario, los curiosos alguna vez se cuelan en las visitas a las mejores mansiones de Andalucía. Allí encuentran «todo lo que se puede pagar con dinero. Teatros privados, piscinas, helipuertos, varias cocinas, columnas de diez metros hechas de mármol... Todas las locuras edificables que te puedas imaginar, cualquier cosa».

En el capítulo de excentricidades, los agentes comerciales suelen ser muy discretos. «¿Cosas que haya visto que se puedan contar? Hay más que no se pueden contar...» se ríe Pérez. En muchos casos se refiere al lujo que no se debe enseñar por seguridad. Coches, cuadros carísimos, esculturas... «Es frecuente que este tipo de mansiones tengan salas acorazadas y grandes medidas de seguridad, eso sí es muy curioso de ver», explica Pérez.

Comisión de cuatro millones

Los comerciales de viviendas de lujo viven con un sueldo base que se complementa con las comisiones por ventas, como en el resto del sector. Pero ellos no venden pisos de 150.000 euros sino mansiones de 80 millones. «Si vendes esa casa -explica Pérez- ganas cuatro millones de euros de comisión». Sin embargo, puntualiza, no es normal vender una mansión por el precio de salida y, además, de esos cuatro millones de euros hipotéticos habría que descontar la inversión que se hace para vender la casa: viajes, cenas, acudir a eventos.. Relacionarte con la gente que puede comprar estas mansiones es muy caro.

Tan complicado es encontrar público para estas casas que, explica Pérez, la casa más cara que se ha vendido en España en toda su historia fue por 60 millones. Veinte menos que lo que ellos piden por una mansión en la Costa del Sol.

Los propietarios de estas súper casas suelen ser empresarios extranjeros, mayores de 50 años y que compran en Andalucía una segunda o tercera residencia. Pero hay otro perfil: «También hay millonarios jóvenes. Suelen ser herederos de grandes fortunas, y también compran mansiones».

Marbella y Puerto Banús

Quienes compran viviendas de lujo tienen en Marbella y Sotogrande su meca. «Los ricos de verdad no compran en Mijas o Fuengirola, pese a que allí tendrían las mismas comodidades», explica Pérez, quien añade que «Marbella tiene esa marca de lujo», como también lo tiene Sotogrande. «Aquí en Marbella pasa una cosa que no se da en ninguna otra parte de España: hay más de 2.200 propiedades valoradas por encima de un millón de euros.