Susana Díaz posa en el Palacio de San Telmo con el despacho de la Presidencia al fondo de la imagen - Efe/Julio Muñoz
Discurso de Fin de Año

Susana Díaz alerta sobre los populismos que «amenazan» a Andalucía

La presidenta de la Junta en funciones sólo hace una breve referencia a la elección «de un nuevo Parlamento» pero no habla del nuevo Gobierno

SevillaActualizado:

Las excepcionales circunstancias políticas de este año habían elevado las expectativas del tradicional discurso de Fin de Año que cada año pronuncian los presidentes de la Junta de Andalucía. Y precisamente por esas circunstancias, Susana Díaz ha elegido el Palacio de San Telmo, sede de la Presidencia del Gobierno andaluz, para dirigirse a todos los andaluces.

La presidenta andaluza no ha hecho más que una somera referencia a las pasadas elecciones autónomicas del 2 de diciembre, «hace sólo unas semanas, los andaluces y andaluzas eligieron en las urnas un nuevo Parlamento, que debe seguir reforzando nuestro autogobierno», y no se ha referido en ningún momento a su salida del Gobierno andaluz.

Todo lo contrario. Susana Díaz ha aprovechado sus palabras para resaltar «la amenaza» que supone «el auge del populismo y de los nacionalismos egoístas, y ni Andalucía ni España son ya un territorio ajeno a ese peligro».

En este sentido, ha alertado de que «si logran imponer su criterio quienes apuestan sin ambages por un vaciamiento de nuestra autonomía y la mutilación de nuestras competencias, significaría una regresión de magnitudes históricas que nos devolvería al centralismo más rancio y a los periodos en los que a Andalucía se le trataba como una tierra de segunda división».

Una referencia clara a Vox, partido al que no se ha referido en ningún momento pero al que ha dedicado la mayor parte de sus palabras centrándose en los temas que esta formación ha puesto en la agenda política: la recentralización del Estado, la inmigración y la derogación de las políticas de género.

Inmigración

La presidenta en funciones ha afirmado que no hay que acostumbrarse a que Europa «permanezca impasible ante el drama de la inmigración ilegal que en ocasiones desborda nuestra capacidad de acogida».

«Esta inmigración, casi siempre en las manos de las peores mafias, llega a las costas de Andalucía, pero busca refugio en el resto del continente. Y es a Europa a quien hay que exigirle el máximo esfuerzo para enfrentarse a este problema».

Susana Díaz también se ha detenido en su discurso a tratar la «situación de injusticia que viven las mujeres y que se manifiesta en todos los órdenes de la vida: desde la brecha salarial al desequilibrio en las responsabilidades domésticas; de la infrarrepresentación en los órganos de dirección a los estereotipos que degradan a la condición femenina; de la prostitución a la violencia machista».

«Se trata de una exigencia ética, profundamente vinculada a los principios y valores que dan sentido a nuestra convivencia. Esta es una tarea que nos exigirá en el nuevo año más esfuerzos, absoluta determinación y, sobre todo, firmeza en nuestros principios».

Reivindica su gestión

Susana Díaz no ha dejado de revindicar su gestión en este último año en el Gobierno andaluz, destacando que se ha logrado «una notable reducción de nuestra tasa de paro; hemos recuperado derechos y fortalecido el Estado de Bienestar». «Se ha trabajado intensamente para sostener unos servicios públicos castigados por la crisis y por los recortes injustos que nos fueron impuestos».

En materia económica ha asegurado que los sectores productivos andaluces han ganado en competitividad y en las exportaciones, si bien admite que «la gente aspire a una recuperación más rápida y más profunda, y entiendo el malestar de muchos ciudadanos y de los empleados públicos que han mantenido los servicios fundamentales a pesar de las dificultades, y de los hombres y mujeres que todavía no han logrado un empleo o que sufren en sus carnes la precariedad laboral y los salarios bajos».

Buenos deseos

«Confiar en Andalucía significa creer en los valores que conforman nuestra identidad: la libertad, la solidaridad, la consideración a los demás, nuestro compromiso con España y nuestra autonomía que tanto esfuerzo costó ganar a las generaciones que nos precedieron. Desde esa confianza absoluta en el futuro de Andalucía, les animo a seguir trabajando para mejorarlo y les deseo a todos que 2019 sea un año bueno para todos los andaluces y andaluzas».