La consejera de Igualdad de la Junta de Andalucía, Rocío Ruiz
La consejera de Igualdad de la Junta de Andalucía, Rocío Ruiz - Juan Flores

Rocío Ruiz, consejera de Igualdad de la Junta de Andalucía: «No me preocupan las opiniones de Vox»

La política de Ciudadanos asegura que no va a dar «ni un paso atrás» en políticas sociales que, reivindica, «no son de derechas ni de izquierdas»

SevillaActualizado:

«Yo vengo del mundo real, de la calle». Es una de las banderas de la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, quien se dice muy cercana a los problemas de la gente, que es la materia prima con la que trabaja su departamento. Y acusa al PSOE de haberse metido en una «urna» y plantear las políticas sociales para «comprar votos», no para mejora la vida de la gente. Onubense con varias décadas de trabajo en Educación, apuesta por un modelo «de centro» donde todo esté medido, calibrado y justificado. Que nada se escape al escrutinio público. Y plantea novedades como una dirección general para el colectivo LGTB. «En derechos sociales no se va a dar ni un paso atrás», advierte.

Un mes ya en el Gobierno. ¿Qué balance hace?

El balance es que una consejería muy complicada, excesivamente amplia, que tiene una cantidad de personal exagerado. Trabajamos con una cantidad enorme de usuarios. En Dependencia solo son más de 200.000. La Agencia de Cooperación y Desarrollo, el Instituto de la Mujer, el de la Juventud... La sensación que da es que esto es muy amplio.

¿Y el equipo responde? ¿Qué tal la transición con el PSOE?

Mis altos cargos son profesionales, no políticos. Con el PSOE ha habido un tránsito muy amistoso. No se ha quedado nadie del anterior equipo porque eran cargos políticos. Si hubieran sido profesionales yo no hubiera tenido ningún problema en que se quedaran.

¿Qué ha hecho mal el PSOE cuando ha gestionado su consejería?

El problema del PSOE, partido al que respeto mucho, es que puede ir degenerando en un sistema perverso y que cae en situaciones sin transparencia y de corrupción. Los socialistas han hecho cosas muy buenas pero ha llegado un momento en que por una falta de autocrítica muy importante, sobre todo en la etapa de Susana Díaz, se han metido en una urna de cristal, no han visto los problemas de las personas y no han hecho autocrítica.

¿Eso ha afectado a sus políticas?

Han hecho muchas políticas para vender titulares, hacerse fotos y comprar votos que no han sido efectivas ni válidas para los ciudadanos.

¿Cuál ha sido el problema?

Se han hecho muchas cosas de forma asistemática, no se han consolidado y no se han evaluado. Todas las políticas las tienes que evaluar.

Aún así el PSOE presume de que ellos son quienes apuestan por los derechos sociales...

Sí, la izquierda lo lleva como bandera y es una de las grandes críticas que les he hecho. No pueden tomar la bandera de las mujeres.

¿Cree que la tienen secuestrada?

Sí la han secuestrado. Piensan que la izquierda van a proteger a las mujeres, a luchar por la igualdad y es un concepto erróneo, injusto y antiguo. Yo desde el centro hago políticas sociales. En derechos sociales no se puede hablar de derechas o izquierdas. Hay derechos adquiridos que no se van a perder, no se va a dar ni un paso atrás.

¿Se sienten atacados por el PSOE?

Como ellos dicen que somos de derechas, que no es así, creen que vamos a acabar con la igualdad, con el colectivo LGTB, que vamos a acabar con la Ley de la Violencia de Género. Es lo que vende electoralmente. Nos quieren demonizar y han vendido a muchos colectivos, a las mujeres, que eso es así. Han creado miedo sobre nosotros. Y es falso.

La discriminación aparece mucho en su discurso...

Toda mi vida en Educación he trabajado por la no discriminación. He tenido alumnado LGTB que han sufrido acoso. Si vienes del mundo real donde eso no se compra y se vende, politizar eso es inmoral. A las mujeres, al colectivo LGTB, no se le compra y vende. Eso es inmoral.

¿Se va a analizar la actividad del Instituto de la Mujer?

Lo que vamos a hacer en el Instituto de la Mujer es estudiar las subvenciones. Queremos saber el impacto de esas subvenciones. Qué se está haciendo y evaluarlo.

¿Eso no debería ser así en todas las políticas de la Junta?

Sí, pero no existe una política de evaluación en ningún sitio. Absolutamente nada. Las subvenciones llegan y ya. Yo quiero saber, porque es dinero público, dónde va. Si no se evalúa nada, se usan las subvenciones con fines electotralistas.

¿Es algo que ya saben?

Hemos tenido casos de corrupción en Huelva por ejemplo donde el presidente de la Diputación de Huelva usaba unas ayudas de un falso PER para repartirlo entre los alcaldes socialistas para comprar votos. Margen de duda tenemos. Porque ha habido una política corrupta importante.

Rocío Ruiz
Rocío Ruiz - JUAN FLORES

En Vox han pedido los nombres y apellidos de quienes trabajan en los centros de la mujer, ¿Se los van a dar?

Ni un segundo de distracción frente a las ocurrencias de Vox. Vamos a seguir trabajando con todos los recursos para acabar con los asesinatos de más mujeres y vamos a mantener las plantillas de los profesionales que se dedican a esta tarea. Además, Ciudadanos votará en la Mesa del Parlamento en contra de dicha petición de Vox porque entendemos que el límite en este asunto está en cumplir la Ley de Protección de Datos.

Ya se sabe que su partido no está de acuerdo en muchos asuntos con Vox, pero ¿puede decir algo positivo de esa formación?

Es que no los conozco. Tienen un programa que algunas veces se contradice. Hablaba el señor Serrano de que hay una violencia machista, pero no están de acuerdo con algunas medidas. Eso no es negar la violencia machista. Por eso digo que igual en un momento podemos avanzar con ellos. Mezclan muchas cosas.

¿Entonces no hay nada positivo?

Son educados en el trato.

¿La violencia machista es igual a la violencia contra el hombre?

No, no, no no es asimilable. Estamos hablando de una violencia estructural en el caso de la mujer. La violencia que se da contra la mujer es por ser mujer, porque hay una persona que piensa que es superior a la mujer. Si al menos fuera equivalente en estadísticas... Pero ha habido 983 mujeres desde 2003.

Desde Vox aseguran que hay más niños muertos a manos de sus madres que mujeres a manos de sus parejas...

Esa estadística es absolutamente falsa. No es cierta, aunque todos los asesinatos son terribles. El otro día intentaba explicárselo al señor Serrano de forma didáctica, para que me entienda. Le decía que cuando en Educación me venían muchos niños con contextos sociofamiliares adversos y con menos capacidades, yo tenía que tener mucho más tiempo y recursos para poder poner a esos niños en el mismo punto que los demás y compensar la desigualdad.

¿Lo entendió?

Él decía que todas las mujeres son libres de elegir lo que quieran. Y es que no pueden, no tienen opciones. Tenemos que poner más medios cuando hay muertes inadmisibles con los colectivos más vulnerables. Cada caso y cada asesinato es grave y es importante, claro, eso no lo negamos.

¿Entonces la ayuda no puede ser igual para todos?

No, uno de los grandes problemas del PSOE, que ha sido electoralista con el «café para todos». Eso es injusto. Crea más injusticia. Tienes que ayudar más a los que más lo necesitan.

¿No está cansada de justificar el artículo que publicó hacer cinco años criticando la Semana Santa y que usó Vox para pedir su recusación?

A mi no me preocupó eso para nada.

¿Se queda este año en Sevilla en Semana Santa?

No, intentaré descansar. No me preocupan las opiniones de Vox en ese sentido. No le interesa a nadie ni va a mejorar la vida de los andaluces. Vox trabaja con titulares. La campaña se la ha hecho la señora Susana Díaz y la señora Teresa Rodríguez. Por la falta de autocrítica. Si existe Vox es por ellas.

¿Y eso cómo se para?

Se para si todo el mundo es responsable y quiere hacer política de verdad. Yo me mantengo al margen de Vox.

Al margen, pero pidió perdón por su artículo...

Pero yo no le pedí perdón a los de Vox.

¿Su reacción no la origina Vox?

No, no, no, no, para nada. Qué va. A mi me dio exactamente igual Vox. Yo pedí perdón porque fui consciente de mi cargo institucional, que represento a ocho millones y medio de andaluces y algunos se podrían sentir ofendidos. Hace cinco años yo no tenía cargo y podía decir lo que me diera la gana.

En cuanto a la Ley de Memoria Histórica, ¿corre peligro? ¿Se va a mantener tal y como está?

La Ley de la Memoria Histórica está aprobada y se va a seguir desarrollando. Si Vox se quiere meter dentro de la dinámica parlamentaria y quiere crear una Ley de la Conciliación, que lo haga. Yo no sé qué es la conciliación, a mi la palabra me suena maravillosa. ¿Pero qué es lo que pretenden?. Que hagan sus propuestas y nos convenzan y se apruebe su propuesta... o no.

¿Entonces están abiertos a modificaciones de esta Ley?

Si lo que van hacer es quitar los avances en Memoria Histórica, evidentemente lo tienen muy difícil. Todas las leyes son mejorables, pero pasos atrás no se dan.

¿Cree que hay asociaciones que viven de mercantilizar la mujer, de la lucha por la igualdad?

Estamos en esa etapa, en la evaluación, en las auditorías. Se van a auditar varias agencias. El Instituto de la Mujer, no, pero sí la Agencia de la Dependencia por ejemplo. Pero eso no quiere decir que se cierre nada o se eche gente. Quiere decir que se va a ver cómo se ha hecho la política y si hay algo ilegal y que vamos a mejorarlo.

La consejera Rocío Ruiz
La consejera Rocío Ruiz - JUAN FLORES

Pero entonces, ¿hay asociaciones feministas que viven de la mujer?

Yo no tengo hechos contrastados que me demuestren eso.

¿Por qué dice que el Instituto de la Mujer no se audita?

No está en la lista de organismos a auditar, no. Se va a ir haciendo una auditoría en toda la administración.

¿Pero no en el Instituto de la Mujer?

Yo no tengo ningún problema en que se haga. Pero prefiero otro análisis más completo antes que una auditoría solo económica. Ahí las cuentas están claras. Yo lo que quiero ver es el impacto de las acciones que se han hecho. Ver si hay incidencia real para la mejora de la igualdad de las mujeres. ¿Llega donde queremos que llegue?