Manuela Villena, mujer de Juanma Moreno
Manuela Villena, mujer de Juanma Moreno - ABC
Gente

Así es «Manu» Villena, la consejera más íntima de Juanma Moreno

Politóloga de matrícula de honor, la mujer del flamante presidente de la Junta de Andalucía es granadina y tiene 38 años

GranadaActualizado:

Entre las cualidades del nuevo presidente andaluz, Juanma Moreno Bonilla, muchos destacan su capacidad para formar equipos. Lo que no todo el mundo conoce es que en su casa no sólo encuentra el refugio donde evadirse de las tensiones diarias.

Allí reporta con su principal consejera, Manuela Villena López, que además es su esposa. «Manu», como todos sus amigos conocen a esta granadina de 38 años, es politóloga y aunque primero quiso estudiar Periodismo terminó Ciencias Políticas con 27 matrículas de honor, nueve sobresalientes y dos notables, lo que le llevó a obtener el Premio Nacional Fin de Carrera.

Así que no es descartable que más de uno de los mensajes que han terminado por llevar a Moreno al palacio de San Telmo hayan salido directamente del domicilio conyugal del barrio sevillano de Montequinto, donde ambos residen junto a sus tres hijos (Juanma, Fernando y Alonso, de 9, 8 y 4 años respectivamente).

Villena, por su expediente y su reconocida voluntad, podía haber sido cualquier cosa. Pero decidió anteponer la vida familiar a su desarrollo profesional y abandonó su empleo en el Ayuntamento de Madrid para emigrar a Sevilla cuando su marido fue elegido presidente del PP andaluz en 2014.

Por eso entre su círculo más íntimo se vive con plena satisfacción el cambio histórico en Andalucía, se valora el fruto del sacrificio que libremente decidió —aunque ahora trabaja como relaciones institucionales de una multinacional farmacéutica— y se recuerda con sorna cuando llegó a la capital hispalense y la maledicencia (en muchas ocasiones femenina) la clasificó como «otra rubia del PP». Sin más.

«Con sus apuntes hemos estudiado muchas, y eso que su letra no era muy buena». Sus compañeras de carrera la definen como una estudiante enorme, apasionada con todas las materias pero que también sabía encontrar tiempo para divertirse.

En Granada, ciudad eminentemente universitaria, las opciones son muchas. Y «Manu» era de las fieles bailando por Shakira en la antigua sala Príncipe, aunque también era habitual el fin de fiesta en el piso de la calle San Antón que compartía con su hermana, «Lala», a la que adora. Cuentan que la tuna no fallaba los fines de semana en su puerta. «Pero ‘Manu’ no era muy de ligues ni de excesivos amoríos», relatan sus camaradas de andanzas. Eso a pesar de que «tenía enamorada a media universidad y tres cuartos del PP».

Un flechazo «orgánico»

Desde los primeros albores de la carrera Villena se había aproximado al PP. Primero en una asociación universitaria, AGUA, de la que han salido varias camadas de dirigentes de esta formación en Andalucía. Luego en Nuevas Generaciones, donde llegó a ser vicesecretaria local.

Cuando acabó sus estudios se fue a Madrid, donde trabajó primero en la empresa de encuestas GAD3 y más tarde en la Comunidad madrileña —allí conocería a un jovencísimo Pablo Casado— y en el distrito de Barajas para el Ayuntamiento como gerente del distrito de Barajas.

Fue en una convención popular, como la que se celebra ahora, donde surgió el «flechazo» con Moreno. «Todas nos dimos cuenta de que no pararon de hablarse y mirarse esos dos días», cuentan asistentes a la misma. El matrimonio se estableció en Madrid pero se casaron en septiembre de 2006 en Granada, cuna de sus tres hijos y donde regresan cada vez que la actividad política lo permite. Alternando con Málaga, donde reside la familia del nuevo presidente. A su boda asistieron, entre otros, Pablo Casado, Alejandro Agag, que actuó como testigo, Soraya Sáenz de Santamaría y buena parte de la plana mayor del PP andaluz.

Entrando con Juanma Moreno a votar en un colegio de Málaga el ya histórico 2D
Entrando con Juanma Moreno a votar en un colegio de Málaga el ya histórico 2D - JESÚS MÉRIDA

De «Manu» afirman sus amigas que desde la facultad iba siempre «de punta en blanco». Le gusta la moda, viste elegantemente pero sin estridencias y se subraya su predilección por firmas como Massimo Dutti, aunque también frecuente Color Nude en determinadas ocasiones. En Sevilla se ha hecho «runner», le encanta, como a su marido, caminar por el campo y devora libros, más ensayo que novela. Aficiones que ahora habrá de compartir con su papel, aunque seguro que siempre discreto, de «primera dama» andaluza.