El empresario Ramón Ramírez Liñán, junto a la cofundadora de Navteca, subcontrata de la NASA - ABC
HERENCIA

El SOS de un empresario andaluz de la NASA a Pedro Duque y Susana Díaz por el impuesto de sucesiones

Ramón Ramírez Liñán envía dos vídeos a la presidenta de la Junta y una carta al ministro de Ciencia porque puede perder sus contratos por la deuda fiscal

SevillaActualizado:

Confiesa el empresario sevillano Ramón Ramírez Liñán que la «desesperación» le ha llevado a pedir auxilio a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, para salvar los contratos que mantiene con la NASA. Navteca, la empresa tecnológica que fundó con su ex mujer, desarrolla una nube (Cloud Computing) y un sistema de información geográfica en realidad virtual para la agencia aeroespacial, que la nombró en 2016 la mejor subcontratista del Centro de Vuelos Espaciales Goddard.

Estos encargos están en peligro porque el Gobierno estadounidense exige a sus proveedores una autorización de seguridad «que se ve afectada negativamente por deudas con gobiernos externos». Ni él ni sus otros cuatro hermanos pueden hacer frente a los 118.681,93 euros que cada uno adeuda a la Agencia Tributaria de Andalucía por el impuesto de sucesiones correspondiente a la herencia que les dejó su padre al fallecer en 2007.

Uno de sus hermanos, Carlos Ramírez, ha remitido una carta al ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, astronauta y activo defensor de la ciencia.

La misiva, que firma junto con el presidente de la Federación Nacional contra el Impuesto de Sucesiones (Fencis), Juan Carlos Valverde, expone que Ramón «está a punto de perder un contrato de tecnología avanzada con la NASA» debido a la deuda que mantiene con la Administración autonómica, que ha abierto en tres ocasiones su expediente, después de que el Tribunal Económico-Administrativo Regional de Andalucía (Teara) anulara dos veces la liquidación girada por la Junta al apreciar defectos de forma que la invalidaban.

Desde Fencis ruegan a Duque que «interceda ante su compañera de gabinete, María Jesús Montero, responsable hasta hace poco de los impuestos andaluces» y actual ministra de Hacienda, «para que este caso, convertido ya en un obstáculo para la ciencia y la empresa avanzada españolas pueda tener una solución». Adjuntan a la carta, que está fechada el 16 de junio pasado, una copia de la noticia publicada en ABC.

Este último SOS se suma a otros dos vídeos que el propio emprendedor ha enviado por correo electrónico a Díaz en la que le cuenta que esta deuda fiscal «injusta» amenaza el plan de expansión de su empresa por Andalucía. «Después de diez años que llevamos con este tema, estoy recurriendo a cosas como esta: grabar un vídeo y mandárselo a usted, a ver si hay alguna forma de que me pueda ayudar porque realmente ya no sé qué hacer», relata en una de las grabaciones realizadas desde la central americana que envió al Gabinete de la Presidenta el 25 de mayo pasado.

«Nos han embargado la cuenta varias veces y este estrés me está haciendo que tire la toalla»

Desde este departamento le respondieron que lamentaban su situación y derivaron el asunto a la Consejería de Hacienda. «Le recomendamos se dirija a la Gerencia Provincial de la Agencia Tributaria de Andalucía en su provincia, con la documentación pertinente, donde podrán asesorarle de manera más correcta y buscar posibles soluciones a tal situación». Fue la contestación que le dieron en otro correo cinco días después.

El Teara anuló dos liquidaciones para cobrar el impuesto porque a Ramón y a sus hermanos no les había notificado el inicio de la inspección ni hizo el preceptivo trámite de audiencia. Además, en el escrito de alegaciones que ha presentado ante la Agencia Tributaria, el abogado de la familia Ramírez, Germán Saldaña, sostiene que ha prescrito el derecho de la Administración a reclamar el pago del tributo al superarse el plazo de cuatro años para determinar la deuda tributaria mediante la oportuna liquidación.

Pero «la Junta decide reabrir el caso y a partir de ahí se convierte en el Día de la Marmota», relata Ramón en el segundo vídeo enviado a Susana Díaz. Tanto él como sus hermanos quieren pagar, pero Hacienda aún no ha respondido a su petición para fraccionar la deuda: «Este tema escapa a mi control y es mucho más difícil que impresionar a cientifícos de la NASA». «Nos han embargado la cuenta varias veces y este estrés me está haciendo que tire la toalla», se lamenta.

El 5 de abril llegó al domicilio de Ramón en Greenbelt (Maryland) una notificiación de apremio para que abonara el tributo a la mayor brevedad. «Me es imposible hacer eso en persona ya que desarrollo mi actividad profesional en Washington D.C. donde resido desde hace 16 años. Aparte de eso, llevo 10 años pagando a un abogado para que realize esas gestiones, el Teara me ha dado la razón ya tres veces pero el asunto sigue reabriéndose a pesar de que el caso está incluso prescrito», replicó al Gabinete el 31 de mayo. Ramón sigue esperando una solución.