El presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, este martes en la sede regional del PP andaluz
El presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, este martes en la sede regional del PP andaluz
ELECCIONES EN ANDALUCIA 2018

Las elecciones del 2-D decidirán si el PSOE cumple 40 años en el Gobierno de la Junta

Los partidos muestran su miedo e inician la precampaña hablando de pactos. Ciudadanos y Podemos se vetan mutuamente

SevillaActualizado:

Las elecciones en Andalucía del 2 de diciembre dilucidarán si el PSOE cumple 40 años de Gobierno en Andalucía o si se produce un cambio político en la única comunidad autónoma española donde no se ha dado la alternancia en el poder. Hay consenso en todos los partidos políticos que concurren a los comicios: Son las elecciones más abiertas de los últimos años en Andalucía y cualquier cosa puede pasar tras abrir las urnas. Por eso los cuatro líderes parlamentarios que aspiran a la Junta empezaron este martes hablando de pactos. Primer día de precampaña oficial, con el decreto de convocatoria publicado en el BOJA, y primer día en el que ya se habla de posibles alianzas postelectorales.

Un fenómeno interesante que es casi inédito en la democracia. La política clásica dicta que no se hable de pactos hasta el día después de las urnas pero la situación política andaluza, y la española, tiene una realidad distinta, con un altísimo grado de incertidumbre. Juanma Moreno —que acaba de fichar a un gurú de la comunicación como asesor, Aleix Sanmartín— ha empezado a centrar su mensaje.

Así, el líder de los populares afirmó ayer que las elecciones andaluzas son, en realidad, un referéndum a 40 años de socialismo. «Hay que preguntar a los andaluces si quieren que se mantenga el gobierno socialista durante 44 años o quieren un cambio político a mejor. Si no ven necesario un cambio con un nuevo estilo y un gobierno capaz y experimentado; si están de acuerdo con una pésima gestión en Sanidad, con una Educación que no es de calidad y con que la comunidad tenga un millón de parados».

Una apuesta arriesgada pero Juanma Moreno está muy animado. Este martes asistió a la reunión de la Junta Directiva Provincial de Sevilla que se celebró en la sede regional del PP y aprovechó para pedirles confianza y asegurarles que tienen muy buenas encuestas y que será el próximo presidente de la Junta.

Moreno cuenta con el apoyo de la dirección nacional del PP. O con la tutela, según se mire o se pregunte a los interlocutores de Andalucía o de Génova. Lo que sí es cierto es que su responsable de redes, Ismael Sirio, acaba de fichar por Pablo Casado y se ha trasladado a Madrid. El P Pandaluz estaba muy contento con sus resultados en el mundo virtual y ahora aseguran que tienen un aliado más en el puente de mando del partido.

Sea como fuere, Moreno está siguiendo al dedillo la estrategia marcada, «el PP es la única garantía de cambio». Ypor eso insistía ayer en presionar a Ciudadanos para que descartasen la reedición del pacto con el PSOE, de la misma manera que no tiene empacho en decir, como ha venido mostrando toda la Legislatura, que su única posiblidad de alcanzar la Junta pasa por un acuerdo con la formación naranja.

Pero Juan Marín no se arrugó ante estas palabras, que lleva repitiendo desde el viernes Pablo Casado, y también puso sus cartas sobre la mesa. «No participaremos en ningún posible acuerdo o coalición postelectoral en la que esté Podemos, una fuerza antagónica a Ciudadanos».

Marín sí que fue clásico, «salimos a ganar no sólo al PP sino también al PSOE y a Susana Díaz para que no haya que elegir entre más de lo mismo, de los ERE y de los cursos de formación, o quienes tienen las vitrinas llenas de premios de consolación».

También Teresa Rodríguez asegura que Adelante Andalucía, la confluencia con IU, sale a ganar las elecciones, aunque matizó que no va a permitir que gobiernen «las derechas ni por activa ni por pasiva». O, lo que es lo mismo, que apoyaría a Susana Díaz antes que permitir que Juanma Moreno y/o Juan Marín se hiciesen con el Palacio de San Telmo.

Teresa Rodríguez también avanzó que no entrarará en ningún gobierno con el PSOE, pero que sí favorecería acuerdos puntuales para recuperar derechos sociales. Sus aspiraciones reales son jugar a la negociación política —exactamente lo mismo que ha hecho Ciudadanos en toda esta X Legislatura que ahora finaliza— y conseguir lo que denomina «victorias para la gente».

Cautela en el PSOE

Una declaración de intenciones que habrá sonado como música celestial en las filas socialistas que, de momento, mantienen sus distancias con la formación morada. Pero también Susana Díaz quiso ser prudente por lo que pueda suceder. La presidenta tuvo este martes una auténtica tourné por los platós de televisión y por algunas emisoras de radio. Su adelanto electoral era la noticia política del día —con permiso de Cataluña— y Susana Díaz no desaprovechó la oportunidad.

Empezó el día en una entrevista de mañana con la SER y siguió con los principales programas matinales: Susanna Griso en Antena 3, Ana Rosa Quintana en Tele 5 y Ferreras en la Sexta. En todos los platós dijo lo mismo, «al día siguiente de las elecciones me sentaré a hablar con todo el mundo, por eso he pedido respeto a todos los míos en esta campaña electoral».

Susana Díaz tuvo que pagar un peaje por esta incursión mediática. La presidenta respondió a la polémica de la Faffe, sin nombrarla y refiriéndose a ella como «el caso». «Es de hace diez años y durante mis cinco años en la Presidencia, nadie ha podido encontrar nada de lo que avergonzarse».