Entrada de la puerta de Torretriana, con los funcionarios entrando a trabajar
Entrada de la puerta de Torretriana, con los funcionarios entrando a trabajar - J.M.OLMEDO
INVENTARIO

El curioso patrimonio de la Junta de Andalucía: una silla de 72.000 euros y una mesa de 106.000 euros

La Cámara de Cuentas de Andalucía alerta en un informe de que la Administración autonómica tiene posesiones sin registrar e ilocalizables

SevillaActualizado:

En la Junta de Andalucía, la mayor empresa de la comunidad autónoma y la que más bienes acumula, no existe un inventario actualizado y fiable de su inmenso patrimonio. La Cámara de Cuentas de Andalucía llega a esta conclusión tras analizar el Inventario General de Bienes y Derechos de la Comunidad Autónoma y descubrir que, por ejemplo, no están registrados los bienes de las agencias públicas empresariales de la Junta, no se verifican los bienes muebles que existen en los almacenes y establecimientos de las consejerías y agencias administrativas, y hay «un significativo número de registros sin datos» en el sistema informático de gestión integral de los recursos organizativos de la Administración.

Por todo ello, la Cámara de Cuentas concluye que la Junta incumple su propia Ley del Patrimonio de Andalucía de 1986 y el reglamento que la regula en este informe que se refiere al ejercicio 2017 y que difundió ayer el PP andaluz.Su patrimonio está compuesto por 17.341 bienes inmuebles y 382.764 bienes muebles tales como dinero, acciones, obras de arte o los coches oficiales. El valor total de todos ellos asciende a 21.181,48 millones de euros.

Sillas de 72.249 euros

La auditoría observa otras «incoherencias». A título ilustrativo, destaca que la Junta tiene inventariada una silla valorada en 72.249,82 euros y una mesa de 106.810,17 euros. En cambio, hay 101.171 registros con valor inicial «cero». Equivalen a la cuarta parte de todos las posesiones: 6.777 son bienes inmuebles y 94.374 bienes muebles. «Aunque la mayoría de estos bienes serían amortizables, no se está efectuando el cálculo de la correspondiente amortización para reflejar la depreciación del activo a lo largo de su vida».

El inventario autonómico está plagado de lagunas. «Para 2.965 registros (268 inmuebles y 2.697 muebles) no es posible identificar la consejería o agencia administrativa o de régimen especial a la que se encuentran adscritos tales bienes», señala el informe de 37 páginas consultado por ABC.

Cuando se cambió el sistema de inventario de Júpiter por el actual, denominado GIRO, no se incorporaron bienes que en teoría habían agotado su vida útil pero que podían seguir utilizándose. El caso del parque móvil de la Junta es paradigmático. Según el inventario, a finales de 2017 disponía de 4.070 vehículos con un valor de adquisición de 334,90 millones de euros. La Cámara llama la atención sobre determinados «errores» como que existan vehículos valorados en 31,73 millones que ya están amortizados.

La Cámara señala que la Junta incumple su propia Ley de Patrimonio en su inventario

Por si no fuera suficiente, la Junta dispone de bienes que no se sabe dónde están. La Cámara de Cuentas analizó una muestra de bienes registrados y trató de localizar algunos de ellos mediante una inspección física al lugar. Para poder dar con ellos tuvo que consultar los aplicativos internos de control y otra documentación como facturas y expedientes de contratación.

«De los 47 bienes inspeccionados, solamente en la Consejería de la Presidencia se han localizado los bienes, coincidiendo la información del Inventario con la del sistema de gestión interno del órgano». Pero no pudo dar con la pista de activos de correspondientes a las antiguas Consejerías de Turismo y Deporte, Hacienda y Administración Pública, Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y el Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Los bienes «no se encontraban en la dirección indicada» en el inventario autonómico. Es más, en los tres últimos organismos citados «no se encuentra implantado un sistema de identificación individual de bienes muebles ligado con el inventario». En este registro oficial hay omisiones que llaman la atención de los auditores. Destacan, por ejemplo que «no se incluyen de forma individualizada todas las carreteras a pesar de que la legislación patrimonial» obliga a hacerlo.

«Debido a la importancia de los incumplimientos», el inventario «no resulta conforme con la normativa de aplicación», asegura en un informe del ente fiscalizador, que pocas veces se expresa en unos términos tan contundentes sobre la gestión de la Junta. Son tantos los incumplimientos que le emite una opinión desfavorable. El inventario también suspende en transparencia. La Cámara recuerda que éste debe ser público, pero que tuvo dificultades para acceder a él. «Únicamente» se puede consultar «parte» del registro.