Uno de los aviones que participaron en las labores de extinción junto a la AP-7
Uno de los aviones que participaron en las labores de extinción junto a la AP-7 - Archivo
Incendio

Siete años para tasar los daños del mayor incendio de la Costa de Sol

Los peritos designados por el juzgado estiman en 39,6 millones las indemnizaciones por los perjuicios ocasionados por las llamas

MálagaActualizado:

Era un jueves caluroso cuando en el paraje de Barranco Blanco, entre Coín y Alhaurín el Grandes, las llamas comenzaron a despertar el infierno. Un incendio, que afectó a varios municipios de la Costa del Sol, llenó de humo el litoral mientras prendían las montañas sin remedio. En aquellos tres días de lucha contra las llamas, hubo miles de personas refugiadas en pabellones y lugares de acogida improvisados, además de cuantiosos daños materiales que han tardado siete años en ser tasados.

El origen fue una hoguera de restos de poda incandescente que se propagó. El 1 de octubre se detuvo a un jardinero por ser el causante de un fuego, que dejó más de 200 viviendas afectadas, 6.500 personas desalojadas, 8.225 hectáreas de terreno calcinadas, varios heridos graves y, al menos, una persona fallecida. La causa cayó sobre el Juzgado de Instrucción 3 de Coín, que la declaró «compleja» en 2016 y encargó una pericial.

Siete años después de aquel incendio, la pericial arroja unos daños cuantificados en 39,6 millones de euros. Los gastos ocasionados a particulares y sociedades –como cotos de caza– asciende a 19,4 millones, de los que 7,1 millones fueron en Marbella, otro tanto en Mijas y 4,5 millones en Ojén. Asimismo, los daños por parte de las instituciones se estiman en 20,1 millones de euros. Destaca Mijas con 4,2 millones y hay un montante global para otras administraciones de 15,8 millones de euros.

El fuego comenzó el 30 de agosto de 2012 y estuvo activo hasta el día 2 de septiembre, cambiando, jugando con el destino y sorteando las estrategias para sofocarlo. La humedad, los cambios de viento, sus fuertes rachas y el calor avivaban unas llamas que se extendían por una franja que sumaba y sumaba kilómetros. Sobre las 18.50 horas del jueves fue divisado el humo por una torreta de vigilancia del Infoca en Coín.

Triple foco

Pronto alcanzó Mijas llevado por el fuerte viento Terral, obligó a desalojos en la Atalaya-Macorra, el diseminado del río Ojén y Puerto los Gatos. Con esta zona asegurada y un primer plan de ataque casi definido se dividió en dos focos. El primero que siguió en dirección a Mijas y otro hacia Marbella, que obligó al desalojo de las urbanizaciones de Elviria, la zona alta de la de El Rosario y La Mairena.

Se luchaba sin descanso, hasta que en la madrugada del jueves entró el viento de levante y abrío un nuevo frente en dirección norte hacia Coín, Monda y Ojén. Los servicios de Emergencias se vieron obligados al desalojo de Ojén y de varias urbanizaciones de Coín, como Entre Ríos y Fuente las Tejas, amenazando Sierra Blanca.

La gente fue trasladada a Monda, Mijas y Marbella, sin saber qué pasaría con sus casas. Sin embargo, el Levante permitió estabilizar los frentes de Mijas y Marbella, quedando activo sólo el «frente norte». No sería hasta el sábado cuando se estabilizaría y luego el domingo cuando se dio por controlado, sobre las 18.30 horas.